1 de septiembre de 2014

El momento más difícil del primer día de cole









El primer día de colegio de un niño es un momento importante en su pequeña vida. Es la primera vez que se separa de sus padres u otros familiares, es la primera vez que está a argo de otro adulto en un grupo grande de niños, es la primera vez que tiene que resolver situaciones sin estar acompañado de adultos conocidos...



En definitiva, los primeros días de colegio constituyen un reto para los niños, que han de adaptarse a la nueva situación y, para ello, atravesar un período que les permita hacerlo.



Sin embargo, el primer día de cole tiene un momento especialmente complicado tanto para los niños como para sus padres: el momento de la despedida.



Los adultos anticipamos que el momento de decir “adiós”·a nuestro hijo, darnos media vuelta y marcharnos dejándolo a él allí va a ser tremendamente duro para todos. Es el momento en el que dejamos de estar juntos y empezamos a estar separados.



Los adultos, anticipando esto, vamos informándonos, buscando alternativas, decidiendo qué manera es la más facilitadora para este momento, lo cual nos tranquiliza y permite gestionar esa difícil situación mejor.



Sin embargo, muchas veces tratamos de ocultar a los niños que este difícil momento se va a producir. Les contamos que nos despedimos con un beso y que ellos se van a jugar contentos o, directamente, no les contamos nada relacionado con el momento de la despedida. Creemos que anticipar que la situación va a ser fácil y feliz ayuda a los niños a gestionarla.



No obstante, esto no es cierto. Los niños no se adaptan mejor si no se les permite anticipar lo que va a suceder en realidad, pues se enfrentan a una situación para la que no han podido prepararse, por lo que no han podido generar alternativas de gestión de la situación antes de enfrentarse a la misma.



De este modo, se deduce que cuando los niños saben a lo qué se van a enfrentar de manera anticipada, serán capaces de gestionar mejor la situación, pues habrán podido generar simbólicamente opciones de manejo de la situación.



Así pues, es fundamental hablar con los niños sobre lo que va a suceder el primer día de colegio, incluyendo el difícil momento de la despedida. Debemos contarles a nuestros hijos que, cuando lleguemos a la puerta del cole (o al hall o al aula) nos tendremos que despedir de ellos, no podremos continuar acompañándoles.


¿Cómo prepararlos para la despedida?




Para ayudar a los niños a prepararse para el difícil momento de la despedida, debemos darles toda la información que tengamos sobre cómo se va a producir.



Así, les contaremos que dónde se va a producir la separación, quién se va a quedar con ellos cuando nosotras nos tengamos que marchar, incluso podemos reproducir lo que previsiblemente les vamos a decir al despedirnos.



La información sobre cómo se va a producir la situación es importante, pero no lo es menos la información sobre cómo nos vamos a sentir (previsiblemente) en ella.



De este modo, es esencial explicarles a los niños que la despedida es una experiencia triste, que probablemente sentirá miedo o ganas de llorar y que también es una experiencia muy triste para nosotras.



Así, estamos anticipando las emociones que previsiblemente van (y vamos) a experimentar en el momento de la despedida. Además, no sólo les estamos permitiendo anticipar, sino que les estamos ofreciendo coherencia entre lo que se espera y lo que en realidad sucede.



No obstante, es esencial ofrecer al niño alternativas de manejo de esta situación. Así, le podemos decir que puede llorar si lo necesita, pero que intente distraerse con los juguetes que hay en el aula, que se acerque a algún niño o que abrace a su objeto de apego para sentirse mejor.



Es importante transmitirles que es normal que se sientan mal en el momento de la despedida, pero que poco a poco irán sintiéndose mejor. De este modo, el niño identificará fácilmente sus emociones en el momento de la despedida, tendrá disponibles alternativas de gestión anteriormente generadas con vosotros y anticipará que el malestar es transitorio.


Puedes ampliar información buscando en google

Búsqueda personalizada