Presionar a los niños a hablar es violento

Los niños (y los adultos) que hablan poco (o nada) con personas a las que no conocen mucho sin fuertemente criticadas o presionadas por su entorno.

Generalmente no se acepta que alguien rehúse hablar, se interpreta como defecto, mala educación, falta de respeto o extravagancia negativa.

Cuando un niño no responde a quien le habla o responde brevemente, automáticamente se le reprueba ese comportamiento. Suele recibir numerosos comentarios llenos de juicios sobre su retraimiento, timidez, antipatía o rareza.

Normalmente nadie se plantea otra opción más allá de que el comportamiento del niño callado es inaceptable, es malo, es odioso.

Parece que estuviesen obligados a conversar alegremente con todo el mundo, independientemente de su carácter. Y digo carácter porque el sentirse incómodos a la hora de hablar con personas que no conocen demasiado puede ser una cuestión de carácter.

La introversión es un rasgo de personalidad con el que se nace y comprende varias características relacionadas con rehusar hablar con personas que no son muy cercanas.

Las personas introvertidas suelen disfrutar de conversaciones íntimas y profundas, pero les incomodan mucho las conversaciones superficiales o con desconocidos.

Además, las personas introvertidas suelen preferir escuchar a hablar.

También suelen reflexionar antes de responder.

Por lo tanto, es natural que rechacen hablar con personas a las que no conocen mucho.

Sin embargo, la sociedad no permite esto y trata de forzar a las niñas y los niños a que hablen con todo el mundo, porque sí, sin tener en cuenta su carácter.

Así, se aprecia a la criatura habladora y se la etiqueta como amable, divertida, simpática. Pero se desprecia a la que no habla mucho en entornos no íntimos y se la etiqueta de rancia, rara, antipática.

Me parece muy necesario empezar a conocer la introversión, a valorarla en toda su amplitud y a devolver su poder y respeto a las personas introvertidas que has sufrido la negación social de su carácter desde hace décadas.

Dejemos de juzgar a las personas calladas, dejemos de tratar de forzar a las niñas y a los niños a que hablen, pues los estamos violentando, les estamos presionando para que se comporten en contra de su naturaleza.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

disfrute

PLACER Y CULPA

La culpa por placer. Está demostrado que el placer y el disfrute son piezas fundamentales en la configuración de un buen estado de salud emocional.

SER DIFERENTE

CULPABLE POR SER DIFERENTE

Culpabilidad por salirse de la norma. Sentimiento de culpa por no ser normativa, por no cumplir con lo que la sociedad dicta como bueno o

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?