Prescindir de la aspiración a lo perfecto

“Nadie es perfecto” es una frase que se utiliza a menudo. Con ella, casi utilizándola como frase hecha, hacemos referencia a la condición natural del ser humano de imperfección.


Sin embargo, en la práctica, en nuestro día a día, y especialmente en lo que a la maternidad y la crianza se refiere, nos exigimos ser perfectas, no nos perdonamos los errores, nos evaluamos y juzgamos con dureza desde la autoexigencia de perfección.

Reconocer nuestra condición humana imperfecta también en el ámbito de la maternidad nos permite vernos de una manera más compasiva y poder aceptarnos desde nuestra experiencia real.

Reconocer que no somos perfectas nos permitirá afrontar nuestros errores sin culpa, abiertas a la posibilidad de transformación y mejora.

Asimismo, nos permitirá aceptarnos sin juzgarnos o, al menos, juzgándonos menos duramente.

Cuando nos aceptamos como seres imperfectos, comenzamos a su vez a ser más tolerantes con las imperfecciones de los demás.

En la crianza, la aceptación de la imperfección y la tolerancia a los errores nos permite despenalizar el fallo del niño, siendo capaces de este modo de preservar su espontaneidad en mayor medida.

Eliminamos la expectativa de perfección y abrimos la posibilidad a otras maneras de ser, hacer, sentir y relacionarnos.

La idea de perfección nos cierra a una única manera, la perfecta. Pero cuando abandonamos esta idea, se abren posibilidades mucho más numerosas, amplias y diversas.


Me permito ser y permito ser al otro, en una experiencia más fluida, menos enjuiciadora, que me permite mostrarme con honestidad y mostrarse al otro también más honestamente.

En el desempeño profesional de las asesoras de maternidad o acompañantes de crianza nos vamos a encontrar frecuentemente con mujeres que se recriminan, se culpan y se presionan por cumplir ciertos cánones de perfección. Acompañar la aspiración a lo perfecto, la frustración por no alcanzarla, trabajar la autocompasión y el perdón, son aspectos fundamentales en la orientación y asesoramiento a mujeres en su maternidad.

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga especializada en Mujer, Maternidad y Crianza Respetuosa, Desarrollo Personal
Col. Núm. M26931
Consulta, terapia, grupos de apoyo, asesoramiento
Directora de la formación Maternidad Feliz – Crianza Respetada. Asesoras de maternidad https://www.psicologiaycrianza.com/maternidad-feliz-crianza-respetada/

¿Te imaginas amarte siempre, sin condiciones?

Te imaginas…

  • Apagar esa voz interna que te machaca
  • Dejar de juzgarte, de criticarte y de sentir que no vales nada
  • Terminar con la sensación continua de enfado y de mal humor

Sí, existe otra forma de relacionarte contigo misma.

Y si lo deseas, puedes:

  • Elegir amarte, independientemente del momento de tu vida que atravieses
  • Aceptarte tal y como eres

Te acompaño a descubrir la autoestima incondicional, ¿te atreves?

Bienvenida a la revolución del autoamor

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

APRECIO-DESPRECIO

DINÁMICA DE APRECIO-DESPRECIO

Algo que surge a menudo en el trabajo de autoestima es el intentar dejar de conceptualizar los fracasos, los errores o lo que entendemos como

buenos tratos

BUENOS TRATOS A UNA MISMA

Estamos poniendo la autoestima siempre en el futuro, la estamos colocando todo el tiempo en un futuro que no llega. “Me podré querer a mí

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?