Generalmente, hemos comprendido la autoestima como algo condicionado a gustarme, verme bien, aprobarme… Es decir, como el resultado de una autoevaluación en los distintos aspectos de la propia persona.

Es muy difícil tener una autoestima sólida basada en estos resultados, en los éxitos o fracasos, en la adecuación de una misma a lo que la sociedad espera.

La evaluación ya de por sí puede ser dolorosa, pues me evalúo para juzgarme. Y el hecho de juzgarme implica la posibilidad de censurarme, de rechazarme. Está posibilidad es por si sola estresante.

Sin embargo, la autoestima, realmente, no está relacionada con esa evaluación, con esas condiciones, si no que es la capacidad de amarse a una misma incondicionalmente.

El trabajo que se ha venido haciendo para mejorar la autoestima ha estado basado en mejorar los juicios sobre una misma pero no ha tenido en cuenta la necesidad de, mucho más allá del juicio, aceptarse de manera incondicional.

Se trataría pues, de trabajar sobre la emoción del amor, más que sobre los procesos mentales de autoevaluación.

Del mismo modo, el acompañamiento al desarrollo de la autoestima de los niños, podría hacerse desde esta perspectiva, desde el amor propio incondicional.

Si entendemos la autoestima como el sentimiento de amor y comprensión hacia una misma, dejando de lado la autovaloración y el autconcepto, y enfocándonos en el sentimiento puramente, el trabajo personal sobre el desarrollo de una autoestima sólida se convierte en un trabajo puramente emocional.

Podríamos dejar a un lado el trabajo sobre la percepción de logro y pasar directamente a cuestiones relacionadas con el merecimiento y la incondicionalidad.

Este enfoque sobre la autoestima nos permite acercarnos a la aceptación incondicional, a superar las expectativas de éxito social y a comenzar con los buenos tratos hacia una misma.

Mónica Serrano Muñoz


Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa

Terapia online


Formación online de expertas en acompañamiento a la maternidad consciente y la crianza respetuosa

¿Te imaginas amarte siempre, sin condiciones?

Te imaginas…

  • Apagar esa voz interna que te machaca
  • Dejar de juzgarte, de criticarte y de sentir que no vales nada
  • Terminar con la sensación continua de enfado y de mal humor

Sí, existe otra forma de relacionarte contigo misma.

Y si lo deseas, puedes:

  • Elegir amarte, independientemente del momento de tu vida que atravieses
  • Aceptarte tal y como eres

Te acompaño a descubrir la autoestima incondicional, ¿te atreves?

Bienvenida a la revolución del autoamor

Contacta por whatsapp para conocer el funcionamiento de mis servicios: https://wa.link/uk38wf