Hoy he tenido una sesión de terapia con una mujer en la que hemos trabajado sobre algo que me parece muy interesante compartir.
Hablábamos sobre el exceso de responsabilidades: empleo, cuidados de hijos, tareas del hogar, carga mental…


El caso es que hemos llegado al tema del reconocimiento, de las tareas invisibles, que parece que se hacen por arte de magia y nadie valora porque todo el mundo las da por hecho.


Por ejemplo, se da por hecho una casa limpia, un menú equilibrado y saludable, sábanas limpias, un cuarto de baño en condiciones higiénicas aceptadas, ropa limpia en el armario, material disponible para juegos y aprendizaje…


Sin embargo, todas estas son tareas de gestión, organización y acción que muchas veces no se ven. No se reconoce su valor, no se percibe el esfuerzo de quien las hace.


Tradicionalmente hemos asumido las mujeres que estas tareas son inherentes a nosotras, hemos normalizado realizarlas sin darles importancia, sin reconocernos ni exigir reconocimiento, pues se daba por hecho que eran nuestras y que no merecían ningún valor.

Sin embargo, son tareas básicas y esenciales para las familias, sin ellas, el resto no funcionaría. De hecho, son el sustento de todo lo demás.


Empezar a reconocer la importancia de todas estas tareas, poder expresar y darles visibilidad en la familia, buscar una organización equitativa y justa… son acciones básicas de amor y buenos tratos hacia una misma.


Reconocer estas tareas como básicas, esenciales e hiper importantes en la familia nos va a permitir vernos de una manera más real, nos va a permitir darnos valor y dejar de auto explotarnos, nos va a permitir evaluarnos de una manera más justa y equilibrada y permitirnos no estar siempre disponibles y de buen humor.


Porque cuando estas tareas se devaluan, se invisivilizan y se dan por hecho, caemos en la trampa de normalizarlas y asumirlas sin consciencia, exigiéndonos cada vez más, llevándonos al agotamiento y culpabilizándonos por no estar enérgicas y de buen humor, porque no nos apetece jugar con nuestros hijos. Y como las hemos normalizado, no podemos tratar de transformar la situación.

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal
Formación online de expertas en acompañamiento a la maternidad consciente y la crianza respetuosa. Asesoras de maternidad
Terapia online

¿Te imaginas amarte siempre, sin condiciones?

Te imaginas…

  • Apagar esa voz interna que te machaca
  • Dejar de juzgarte, de criticarte y de sentir que no vales nada
  • Terminar con la sensación continua de enfado y de mal humor

Sí, existe otra forma de relacionarte contigo misma.

Y si lo deseas, puedes:

  • Elegir amarte, independientemente del momento de tu vida que atravieses
  • Aceptarte tal y como eres

Te acompaño a descubrir la autoestima incondicional, ¿te atreves?

Bienvenida a la revolución del autoamor

Contacta por whatsapp para conocer el funcionamiento de mis servicios: https://wa.link/uk38wf