Consulta: despertares nocturnos en bebés de 8 meses

Buenas tardes,
Acabo de descubrir su página y los artículos que escriben que me han gustado mucho. Justo estaba leyendo la consulta de una mama sobre el apego de su hijo de un año y al finalizar el artículo hace referencia a tratar con la mamá el que el bebe se despierte muchas veces durante la noche.
Te cuento mi caso. Tengo dos niñas de 8 meses que fueron prematuras (semana 36). Les doy pecho a demanda.
A partir de los 5 meses (después de Navidad) empezaron a despertarse cada hora u hora y media. Ya he leído que se trata de fases de sueño que van cambiando y desde Febrero que volví a trabajar y han empezado con la guardería parece que se han regulado un poco.
Antes de semana santa solo me levanté dos veces a darlas en pecho y estaban muy tranquilas.
En las vacaciones se han despertado bastantes veces y P. incluso cada media hora o así porque estuvo con unas décimas y anda molesta (creo que son los dientes, pero tampoco lo tengo claro, no le veo las encías muy inflamadas). Desde la vuelta de vacaciones seguimos con despertares cada 1 u hora y media.
Las pongo al pecho y a veces tardan muy poquito en volver a dormirse y otras se quedan despiertas y es mas complicado, sobre todo si despiertan a la hermana o se ponen a la vez.
Mi duda es si su comportamiento y sus despertares son normales para su tiempo.
Aunque en la noche esté súper cansada y descansemos bastante poco, en realidad estoy encantada con las pequeñas y por el día sus risas y pedorretas mañaneras te quitan todos los males.
Muchas gracias por todo.
Besos.

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 

Respuesta:

Estimada amiga. Te agradezco la confianza depositada en mí al hacer tu consulta.
En primer lugar, responderte que los despertares de tus bebés y su comportamiento, tal y como relatas en la consulta, sí son normales para su edad. Existe una explicación para lo que están experimentando tus hijas, basada en las características evolutivas propias de la edad de las mismas.
La edad de los 8 meses (aproximadamente) es una edad en la que se van produciendo diversos hitos evolutivos y éstos inciden en el sueño del bebé. Conocer las características más relevantes del desarrollo de los bebés de 8-9 meses es fundamental para poder comprender los cambios que se pueden producir en su manera de dormir.
En cuanto al ámbito psicomotor, las posibilidades de movimiento y desplazamiento autónomo de los bebés de 8 meses (aproximadamente) se están incrementando. Ya pueden desplazarse reptando o, incluso, comienzan a gatear. Esto les abre un mundo de descubrimientos y posibilidades de exploración del entorno que antes no poseían. Así, sus experiencias son cada vez más ricas e independientes.
Esta independencia básica que le otorga el inicio de la capacidad de desplazamiento autónomo (reptando, gateando…) está relacionada con la percepción de sí mismo como un ser diferenciado de su madre. Hacia los 8 meses, el bebé comienza a tomar conciencia del yo como un ente único, separado de su madre. Estamos, a esta edad, sólo ante el origen, el inicio de este proceso de identificación diferenciada (que se completará hacia los 2 años de edad), pero este comienzo es suficiente para generarle al bebé angustia por la separación.
Esto es así porque la experiencia de comprenderse como ser separado de su madre hace posible (percibida como real) la separación. El bebé puede anticipar la posible pérdida de su figura de apego y esto le genera angustia. Antes, al percibirse como una unidad inseparable con su madre, esta angustia por la separación era menos marcada o, incluso, inexistente. Así, en cuanto a la esfera afectiva, el bebé de 8 meses se enfrenta a un reto importante: asimilar la posibilidad de separación con su madre y adquirir (paulatinamente) seguridad y confianza ante la posible separación transitoria.

 


Por otra parte, a esta edad el bebé está iniciándose en la alimentación complementaria (generalmente, ésta se inicia a partir de los 6 meses). Esto supone otra fuente de nuevas experiencias para el bebé cada día, de nuevos retos y aprendizajes.
Además, hacia los 8 meses de edad (en adelante) suele producirse la irrupción dentaria, lo cual genera a los bebés inquietud e irritación. Alrededor de esta edad y en los meses siguientes, la irrupción dentaria afectará intermitentemente al sueño de tus bebés.
Con todo esto, la etapa de los 8 meses en adelante es una etapa complicada a nivel evolutivo, pues el bebé se está enfrentando a muchos cambios, retos y aprendizajes. Esto explica que el sueño a esta edad se caracteriza por ser un sueño inquieto o, incluso, temido. Muchas veces necesitarán ayuda para conciliar el sueño por parte del adulto
El niño que ha de separarse de sus padres para dormir puede mostrar síntomas de temor o miedo al ir a acostarse, pues la angustia por la separación le hace rechazar ese momento.
En el caso de tus hijas, los frecuentes despertares pueden responder a una necesidad de comprobar que su madre está ahí, de evitar la separación durante la noche. Además, las experiencias vividas durante el día en la guardería pueden alterar el sueño de las niñas.
Asimismo, durante el día pasáis varias horas separadas debido a tu trabajo. Esto puede explicar también el que, durante las noches, las niñas reclamen tu presencia para compensar ese período de separación.
En tu consulta no especificas si colecháis, compartís habitación o las niñas duermen en una habitación separada. En mi opinión, con niños de esta edad es positivo que los padres duerman junto a ellos, pues evitamos, en buena medida, la angustia por la separación. El colecho es un hábito que favorece el desarrollo natural del sueño de los bebés y, por tanto, es recomendable.
No obstante, si por algún motivo no pudieses o quisieses practicar colecho, creo que compartir habitación con las niñas (si no lo haces) sería muy recomendable. Así, estarías una respuesta adecuada a las necesidades afectivas de tus hijas, sin forzar la separación a la hora de dormir.
En mi opinión, esto es lo más beneficioso para tus hijas, pues le estás ofreciendo el acompañamiento que necesitan para dormir sintiéndose tranquilas y seguras. Durmiendo junto a ellas, le estás otorgando un espacio de contención en el que haces de sostén de sus emociones de inquietud y rechazo a la separación, proporcionándoles un entorno seguro en el que poder descansar.
Es importante puntualizar que, en esta etapa, la lactancia materna cumple una función esencial para ofrecer tranquilidad y seguridad a los bebés. El contacto físico con la madre y la succión del pecho materno ofrecen al bebé un entorno conocido y seguro, que les proporciona tranquilidad y bienestar emocional. Las tomas nocturnas tienen una función muy beneficiosa para el sueño de los bebés.
Así, en esta etapa de desarrollo, tus hijas se enfrentan a grandes descubrimientos, nuevas posibilidades de movimiento y exploración, habituación a nuevos alimentos, a la irrupción dentaria y a tener que asimilar y superar la fase de angustia por la separación, por lo que necesita una actitud comprensiva y empática por tu parte, que te permita acompañarles en esta etapa de nuevos retos para que así, ellas puedan integrarlos en su desarrollo personal adecuadamente, de manera paulatina.
Poco a poco, tus hijas irán vivenciando, adquiriendo experiencias que le permitirán integrar todos estos cambios físicos y emocionales, pero para ello necesitan tiempo. Alrededor de los 2-3 años de edad, las niñas estarán más maduras física y psicológicamente, habrán asimilado esta etapa de cambios abruptos, su capacidad de comprensión y expresión de lenguaje oral será mucho mayor y sus habilidades emocionales más sofisticadas, lo cual incidirá en un sueño más tranquilo, con menos despertares. No obstante, debemos recordar que no es hasta los 5-6 años cuando el sueño del niño comienza a parecerse más al del adulto.
  
No obstante, si deseas recibir acompañamiento psicológico o un asesoramiento más profundo, no dudes en contactar conmigo. En el siguiente enlace puedes ver los servicios psicológicos que ofrezco: http://psicologiaycrianza.blogspot.com.es/2013/02/asesoramiento-psicologico.html
Un abrazo fuerte,
Mónica.

 

 

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace