Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 

Consulta:

Dentro de dos semanas, mi hijo cumplirá un año.
Él nunca se ha dormido de paseo en su carrito, ni de más pequeño en el capazo, ni luego en la sillita, ni se ha dormido en la hamaca, ni en la trona, ni en su silla del coche, en ninguno de sus escasos viajes.
Siempre iba, con el niño en brazos, muchas veces llorando y empujando el carrito,
porque despierto, no podía estar, en cuanto se despertaba, se ponía a llorar, y yo lo cogía inmediatamente.
Sus siestas pocas y de no mas de media hora.
Por las noches , horas, para dormirlo, siempre en brazos y a teta, y él llorando, o diciéndose, como cantándose, “eo, eo, eo,”lo repetía de una manera angustiosa, me hacia pensar en un engranaje , q esta rodando, rodando, pero no consigue enganchar, poco a poco esto se ha ido suavizando, le ha sido mas fácil coger el sueño, pero aun le cuesta, yo pienso, que el niño es muy dormilón, en potencia, pero no sabe como conseguirlo.
Hasta q me incorpore a trabajar, cuando el niño tenia 6 meses y medio, solo lo podía dormir yo, A partir de entonces, empezó a dormirlo también la chica q lo cuida, a veces, viendo los dibujos animados, a veces meciéndolo, y casi siempre recostado en su sillita de paseo.
Cuando yo regreso del trabajo, trabajo de lunes a viernes, de 8 a 3, el vuelve a mis brazos, y a quererse dormir a teta, hay días, y algún fin de semana, que se pasa, enganchado a la teta, yo me dejo llevar, me adapto, la siesta la duerme en brazos y enganchado, yo doy una cabezada con el .con lo cual apenas descanso, y la espalda se me esta resintiendo.
Me he olvidado comentarte que tanto la chica, como su padre o yo, si lo queremos dormir, porque él tenga sueño, nunca intentamos dormirlo sin sueño, usamos el secador como ruido de fondo, si esta muy inquieto, y esto le suele relajar.
Desde que tenia, unos 4 meses, el niño no usa chupete. Hasta ahora, que su padre y su cuidadora recurren a él  cuando yo no estoy para ayudarle a dormir; yo les digo que no lo hagan, pero se lo q le cuesta dormir, por lo que hago la vista gorda.
Y me hace pensar, si yo le estoy creando dependencia de la teta, para dormir, también es verdad q yo no se dormirlo de otra manera, para mi es lo mas cómodo, en cierto, modo. Me condiciona a estar en casa, pero es lo más rápido.
Del pecho, no creo que saque apenas nada, sino que lo usa como chupete o consuelo.
Por la noche, se sigue despertando unas 5 ó 6 veces, se remueve, se remueve, a veces, incluso se sienta en la cuna, como incomodo con algo, lo cojo rápido, lo pongo un poquito al pecho, se tranquiliza, y lo vuelvo a acostar, el no llega al llorar, yo lo cojo antes, yo estoy como en alerta, creo que aun estoy bastante nerviosa, y como pendiente, le vaya a ocurrir algo. Muchas noches no se si he dormido o no, es como un sueño ligero.
Hace unos meses tuvo una racha, en que solo se despertaba una vez e incluso algunas noches ninguna.
Me gustaría que me dijeras si te parece correcto mi modo de actuar.
Ojalá te hubiera conocido hace un año, crianza de apego y respetuosa es la que quiero tener con mi hijo y estas palabras no sabia ni que existían hace un año, me hubiera evitado mucho sufrimiento y me hubiera ayudado a superar tantos cometarios sobre la “malcrianza” de mi hijo.
Gracias.

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 

Respuesta:

Estimada amiga. Te agradezco la confianza depositada en mí al realizar tu consulta. Realmente, me ha conmovido tu preocupación e, incluso, cierta angustia, por el sueño de tu hijo.
Lo que comentas es normal. Tu hijo, de apenas 1 año, necesita ayuda para quedarse dormido. Esto les sucede a muchos bebés, a muchos más de lo que imaginas. De hecho, el necesitar apoyo para conciliar el sueño es algo natural en los bebés.
El sueño es un proceso evolutivo, en el que se ven implicados procesos neurofisiológicos y emocionales que requieren de cierta maduración. Debes ser consciente de que el sueño infantil no comienza a parecerse al del adulto hasta, aproximadamente, los 6 años de edad.
Así pues, dar apoyos al bebé para conciliar el sueño es positivo. En tu caso, el apoyo que le ofreces es el pecho. La succión relaja a los bebés y la lactancia materna propicia el desarrollo natural del sueño del bebé.
La leche materna contiene una sustancia denominada L-triptófano, que favorece el sueño. Asimismo, el ejercicio de succión del pecho calma al bebé. Succionar el pecho requiere un esfuerzo mayor que succionar un biberón, además de aportar bienestar emocional al bebé.
Por ello, es muy recomendable que mantengas la lactancia materna y que ofrezcas al bebé el pecho a demanda durante la noche (así como durante el día).
Por lo tanto, el hecho de que tu hijo se duerma mamando no es negativo ni estás propiciando una mala costumbre. Es una manera natural de relajarse de los bebés que favorece el sueño tranquilo.
Así pues, no debes preocuparte porque tu hijo se duerma enganchado a tu pecho. Por su edad y nivel de desarrollo evolutivo, necesita este apoyo. A medida que crezca y madure, dejará de necesitarlo. ¿Cuándo? Eso depende de las características personales de cada niño.

 

Te recomiendo la lectura del siguiente artículo, sobre por qué es conveniente ayudar a los bebés a conciliar el sueño: http://psicologiaycrianza.blogspot.com.es/2013/03/debe-ayudarse-al-bebe-conciliar-el-sueno.html

 

 

Por otra parte, cuando tú no estás, tu hijo usa el chupete para relajarse y conciliar el sueño. Esto tampoco es problemático, pues el chupete está cumpliendo una función concreta y puntual, que es ayudarlo a dormir cuando su madre no está.
Por tanto, tampoco debes preocuparte porque su padre y su cuidadora le ofrezcan el chupete para ayudarle a conciliar el sueño. No obstante, es importante que el chupete se gestione de manera regulada por el adulto y no se ofrezca de manera excesiva (sólo para dormir o para calmarse cuando no tiene el pecho de su madre disponible).
Los despertares nocturnos que me comentas en tu consulta también son normales. Te recomiendo la lectura del siguiente artículo, en el que explico concretamente este tema: http://psicologiaycrianza.blogspot.com.es/2013/04/sueno-del-bebe-y-despertares-nocturnos.html
En cuanto al tema sobre el uso del secador como apoyo, para los bebés pequeños (de pocos meses), el silencio absoluto resulta muy inquietante e inseguro. Los bebés, en el útero materno, están en un ambiente que nunca está en silencio. Por ello, el silencio absoluto es desconocido para ellos y les hace sentirse inseguros.
Por esto, el sonido del secador tranquiliza a tu hijo, pues de pequeño, reproducía en cierta manera las condiciones acústicas del ambiente intrauterino. No obstante, a medida que el niño vaya madurando, irá pudiendo prescindir de este apoyo.
Es importante que lo utilicen sólo en casos de máxima alteración por parte del niño, cuando sea realmente necesario. Debe tenerse cuidado en no convertir este apoyo en algo rutinario, pues estaríamos asociando a la conciliación del sueño un apoyo muy antinatural (la succión y la compañía no lo son, pero un secador sí lo es).
Con todo esto, espero haber resuelto tus dudas. No obstante, si necesitas alguna aclaración, no dudes en escribirme (psicologa@bambulah.es).
Para concertar los servicios de asesoramiento psicológico y/o acompañamiento emocional de Mónica Serrano, consulta la información necesaria aquí  

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 

 

 

Artículos relacionados con esta entrada: