Siete recomendaciones para favorecer una comunicación respetuosa con los hijos




Establcer dinámicas de comunicación basadas en el respeto con los hijos es fundamental para el buen desarrollo de la relación entre ambos, del vínculo afectivo, de la seguridad básica y de la confianza ente ambos.
Para favorecer el desarrollo de una comunicación empática y respetuosa con nuestros hijos podemos llevar a cabo estos siete consejos:

1. Atender a la demanda afectiva del acto comunicativo.
Para favorecer una comunicación empática y respetuosos con nuestros hijos es importante acoger las emociones que el acto comunicativo entraña en sí mismo.
Acompañar las emociones de los niños sin juzgarlas, permitiendo la expresión de todo tipo de emociones, expresando comprensión, consuelo y sintonía con las mismas.

2. Transmitir mensajes positivos, afectuosos, validantes.
En la comunicación empática y respetuosa con los hijos debe contemplarse la validación del niño. Debemos cuidar el desarrollo del autoconcepto y la autoestima, pues a través de la comunicación transmitimos al niño información sobre sí mismo.
Por ello es importante transmitir mensajes positivos sobre sí mismo, que validen sus capacidades, sus actitudes y acciones.
Debemos ofrecer al niño mensajes que transmitan lo importante, lo valioso y querido que es. Debemos detectar sus cualidades, sus fortalezas, y hacerle saber que las valoramos.

Formación online. Comunicación respetuosa con los hijos. Herramientas de comunicación empática. 


3. Permitir el ejercicio de la libertad desde la toma de decisión personal.
En la comunicación empática y respetuosa debemos cuidar el respeto a los gustos y preferencias personales del niño desde la aceptación. Desde esta perspectiva, las decisiones de los niños han de respetarse siempre que sea posible.
La comunicación empática se basa en la toma de conciencia de la responsabilidadde cada persona y el respeto a la libertad individual.

4. Escuchar activamente, dedicar a la comunicación tiempos exclusivos.
La comunicación sin escucha, desaparece. Para establecer dinámicas de comunicación respetuosas, la escucha debe ser activa, caracterizada por:
Disponibilidad física y emocional para escuchar.
Entender el mensaje desde el punto de vista del niño.
Identificar objetivos, contenidos y emociones del mensaje.
Expresar atención y evitar la distracción.
No interrumpir.
No juzgar.
No ofrecer ayuda o soluciones prematuras.
No rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo: “no te preocupes, eso no es nada”.
No contar “tu historia” cuando el otro necesita hablarte.
Evitar el “síndrome del experto”: ofrecer respuestas al problema de la otra persona, antes incluso de que haya contado la mitad.
Mostrar empatía.
Parafrasear.

5. Transmitir límites, negativas o desacuerdos sin agresividad.
Cuando vayamos a comunicar un límite, una negación o una opinión de desacuerdo, debemos hacerlo desde una perspectiva constructiva, con una carga emocional positiva o neutra, mostrando seguridad y afecto, sin elevar el tono de voz.
Es muy importante evitar tonos amenazantes o de reproche, gritos o gestos atemorizantes. El límite, la negativa o el desacuerdo ha de transmitirse libre de agresividad.
Hay que evitar la tendencia a activar el miedo del niño cuando transmitimos límites o negativas. El mensaje debe transmitir una información limpia, sencilla, coherente, sin carga emocional negativa.
Podemos oponernos sin enfadarnos, establecer un límite sin amenazar.

6. Comunicar desde la sinceridad y la confianza en el niño.
La comunicación empática y sincera es una comunicación que se basa en la confianza mutua. Por ello resulta esencial que sea una comunicación sincera, libre de mentiras o engaños a los niños.
Así, les contaremos la verdad de una manera adecuada a su edad. Esto fomenta el establecimiento de un vínculo de confianza.

7. Proponer y respetar acuerdos y no romper promesas.
La comunicación respetuosa tiene como objetivo que todos los participantes se vean beneficiados de la misma. Así, a través de este tipo de comunicación, los conflictos se resuelven mediante acuerdos y negociaciones.
El adulto es responsable de cumplir sus acuerdos y cumplir lo que se comprometa. Así estará favoreciendo la confianza y la seguridad en la relación con el niño.

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa
Col. Núm. M26931
Consulta presencial (en Madrid) y online.
Petición de cita en: psicologa@bambulah.es 

Si quieres recibir herramientas que te permitan mejorar la manera en que te comunicas con tus hijos, recomiendo: 
 

Formación online. Comunicación respetuosa con los hijos. Herramientas de comunicación empática.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

disfrute

PLACER Y CULPA

La culpa por placer. Está demostrado que el placer y el disfrute son piezas fundamentales en la configuración de un buen estado de salud emocional.

SER DIFERENTE

CULPABLE POR SER DIFERENTE

Culpabilidad por salirse de la norma. Sentimiento de culpa por no ser normativa, por no cumplir con lo que la sociedad dicta como bueno o

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?