Consulta:

Estimada Mónica
Tengo una bebé de 2 meses y 15 días.  Durante los primeros días, como todo RN, dormía casi todo el día, hasta llegar al primer mes cuando sus horas de sueño durante el día empezaron a disminuir, lo que considero normal ya que en las noches empezó a dormir más (10pm a 5 am, toma su teta y vuelve a dormir hasta las 7:30 o 8 am) hasta poco antes de cumplir los dos meses dormía sus siestas regulares durante el día, una o dos horas en la mañana y hasta 4 horas por la tarde, y se dormía sin mayor problema, con su chupete acostada solita, o tomando el biberón, o en brazos, la acostaba y seguía de largo.
Pero una semana antes de los dos meses empezó el desorden, le da sueño todas las mañanas y todas las tardes pero no consigue dormirse, es más, me da la impresión que no quiere hacerlo porque cada vez que empieza a tener sueño (restregarse los ojitos, las orejas, bostezar) empieza a molestarse, si le doy el chupete empieza como un momento de somnolencia pero no se duerme totalmente, si se está durmiendo y suelta el chupete se despierta de nuevo, o el mínimo ruido la hace moverse y abrir sus ojos. Y si la acuno en brazos también le molesta, empieza a dormirse pero cada vez que los ojitos se le empiezan a cerrar es como si no quisiera q pase y se mueve y los abre de nuevo, o empieza a llorar. Y así se pasa por mucho rato.
Si después de varios intentos logro que se duerma, no le dura más allá de 20 minutos o media hora, eso si es que algún ruido no la despertó antes. Y se despierta tranquila, pero al ratito vuelve a sentirse con sueño (imagino que porque no durmió lo suficiente) y volvemos con todo el intento una vez más. Lo malo es que como no duerme lo suficiente se pone irritable y se la pasa de mal humor.
¿Qué hago para lograr q duerma sus siestas sin problema? O cuando volverá a dormir en el día con normalidad…. Porque cabe mencionar que el problema solo es en el día, en las noches una vez que llega la hora del sueño se duerme y ya. Algo que no se si tiene que ver es que antes padecía mucho con cólicos, pero ahora ya no, han pasado y está mucho más tranquila pero sigue sin conseguir hacer sus siestas.
A veces la única forma que consigo para que la siesta dure es dejar que la haga en mis brazos, así ha logrado dormir hasta una hora… Pero no se si eso es sano para ella. Solo no quisiera que acostumbrarse a dormir en brazos o en mi pecho durante el día empiece a cambiar su sueño durante la noche, ya que en las noches lo hace en su cuna sin problema. O como dicen los demás: «a engreírse» de mi. ¡Ayuda por favor!! 

Respuesta:

 Estimada amiga. Gracias por compartir en este espacio tu consulta.
Lo que describes sobre el sueño de tu bebé de dos meses se corresponde con las características evolutivas del sueño de los niños de esa edad.
El sueño es un proceso evolutivo. Es decir, va madurando a medida que el bebé crece. Así, los bebés no duermen de la misma manera desde que nacen, si no que atraviesan diversas etapas acordes a su edad y su madurez. Es más, se estima que el sueño de los niños comienza a asemejarse al de los adultos en torno a los seis años de edad.
El sueño del bebé de dos meses se caracteriza por estar repartido en varias secuencias a lo largo de todo el día y de la noche. Es decir, que el bebé duerme períodos breves de tiempo a lo largo del día y de la noche, en vez de concentrar todo su descanso en un período largo y seguido durante la noche (que es lo que hacemos los adultos).
Tu bebé, como comentas, está manteniendo un sueño más continuado durante la noche y parece que tienedificultades para conciliar el sueño durante el día.
Tal y como describes en tu consulta, tu bebé logra conciliar el sueño durante el día en tus brazos y mantenerse dormida si continúa en brazos. Si está en su cuna, se despierta rápidamente.
Esto nos está indicando que la niña está demandando dormir en contacto con el cuerpo de su madre (al menos durante el día).
Si tenemos en cuenta que los 9 primeros meses de vida del bebé se consideran un período de exterogestación, (o período en el que se completa la gestación fuera del útero), en el que el bebé necesita estar en un ambiente similar al intrauterino: en contacto permanente con su madre, es del todo comprensible que el bebé no quiera estar en la cuna, que prefiera estar en los brazos de su madre.

Es el contacto con tu cuerpo el que le permite sentirse segura en su entorno y mantener un sueño y tranquilo.

Es importante tener en cuenta que la lactancia materna propicia el desarrollo natural del sueño del bebé. La leche materna contiene una sustancia denominada L-triptófano, que favorece el sueño. Asimismo, el ejercicio de succión del pecho calma al bebé. Succionar el pecho requiere un esfuerzo mayor que succionar un biberón, además de aportar bienestar emocional al bebé. Por ello, es muy recomendable que mantengas la lactancia materna y que ofrezcas al bebé el pecho a demanda durante la noche (así como durante el día).
Otra práctica que favorece el desarrollo natural de los procesos de sueño del bebé es el colecho (dormir junto al bebé). Se ha demostrado que la respiración de las madres y sus bebés se sincronizan cuando duermen el uno junto al otro. Esto favorece el desarrollo madurativo del sistema respiratorio del bebé y su aproximación a las fases de sueño propias de un sueño más maduro. Además, cuando el bebé duerme junto a su madre, la duración y la calidad del sueño son mayores.
En tu consulta no especificas si colecháis o de qué manera duerme la bebé por la noche. Sería interesante saberlo para tratar de dilucidar por qué está teniendo más dificultades por el día que por las noches.
Para favorecer el sueño de tu hija durante el día, te recomiendo que le permitas estar junto a ti mientras duerme. Esto no significa que estés permitiendo que “se ría de ti” ni nada parecido. Es más, un bebé de 2 meses no posee las habilidades cognitivas ni sociales necesarias para ponerse en el lugar del adulto, comprender su pensamiento y emociones y manejarlo para conseguir lo que desea.
Por tanto, tu bebé no está tratando de burlarse de ti, ni de dominarte. Simplemente está expresando una necesidad real: la necesidad de contacto y afecto con su figura de apego que le permite sentirse segura y protegida en el mundo que le rodea.
De este modo, si satisfaces esta necesidad de tu hija, estarás promoviendo el buen desarrollo afectivo y emocional de la niña, así como contribuyendo a la maduración natural de sus procesos de sueño.
Esto no significa que se vaya a “acostumbrar” a dormir pegada a ti para siempre. Más adelante, la niña irá adquiriendo cierta autonomía e independencia que le permitirán dormir de manera más autónoma. No obstante, aún es muy pronto para esto.
Con todo esto quiero transmitirte que satisfacer las necesidades emocionales de los bebés no significa que les estemos permitiendo dominarnos ni que les estemos acostumbrando a algo negativo.
Lo que conseguimos cuando satisfacemos las necesidades emocionales de los bebés es facilitar su desarrollo natural de manera adecuada, ayudándoles a sentar las bases para la construcción de la seguridad en sí mismos, lo cual les permitirá ser independientes en el futuro.
Por ello, te recomiendo que permitas a tu hija dormir junto a ti y para ello es muy práctico que utilices un portabebés ergonómico (fular, bandolera…). Esto te permitirá cargar a tu bebé mientras duerme y continuar con tu actividad, de una manera cómoda y placentera para ambas.
Con todo esto, espero que mi respuesta te sirva de ayuda y puedas disfrutar de la crianza de tu hija intensamente.
No obstante, quedo a tu disposición para cualquier aclaración que necesites en el correo psicologa@bambulah.es.
Un fuerte abrazo,
Mónica.

Para concertar los servicios de asesoramiento psicológico y/o acompañamiento emocional de Mónica Serrano, consulta la información necesaria aquí  
Artículos relacionados con esta entrada: