Consulta:

Buenos días Mónica, he leído tu blog y me ha parecido muy interesante. Me has resuelto muchas dudas.
Tengo una niña que hará 20 meses la próxima semana. Quería ver si podías ayudarme.
Desde que nació la he cuidado yo cogiendo una excedencia en mi trabajo. Soy maestra.
Por un cambio de destino me incorporo el próximo 9 de septiembre.
Mi dilema era si contratar a alguien para que la cuidara o llevarla a guardería. Mi prima podía quedarse con ella pero aún no la conoce.
Al final he optado por una guarde familiar donde jugará prácticamente todo el rato y pienso que lo pasará bien.
Mi preocupación son los horarios ya que mi hija se duerme tarde (22.30 h ó 23 h) y se levanta también tarde, sobre las 11 h.
Por eso quería que viniera alguien a casa, por no cortarle el sueño. Es una niña alimentada a pecho (se despierta varias veces por la noche) y duerme conmigo en colecho.
Espero que puedas aconsejarme, sobre todo cómo proceder en el cambio de horario porque no veo la manera de levantarla por la mañana. Me da pena, nunca la hemos despertado. Pensaba llevarla a la guarde primero 2 horitas, luego 3, primero a las 11 h., luego a las 10 h. para que no sea madrugar de golpe hasta que yo sepa mi horario seguro para este curso. Sólo sería por la mañana.
Otra pregunta: ¿es muy relevante que le dé de comer yo o no pasa nada si le da otra persona?
Un saludo.

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 

Respuesta:

Estimada amiga. Te agradezco que me confíes tu consulta.
Ciertamente, el cambio de horario que supone para los niños el inicio de la educación es intenso. Los horarios del niño pasan de estar basados en sus necesidades y hábitos a estar centrados en las exigencias laborales de los padres.
Como comentas, tu hija duerme una media de 12 horas por la noche, de 23:00 a 11:00, aproximadamente. Es importante tener en cuenta que la niña necesita unas 12 horas de sueño, pues si cuando se le permite dormir sin límite ésta es la duración, significa que esto es lo que necesita.
Por lo tanto, debes tener en cuenta que deberías acostar a tu hija unas 12 horas antes de la hora a la que va a tener que levantarse para respetar la cantidad de horas de sueño que necesita.
Es acertado que lo hagas de manera gradual, tal y como te has planteado. Si lo haces así, la niña podrá habituarse paulatinamente a los cambios relacionados con la hora de acostarse.
No obstante, ten en cuenta que los primeros días de guardería, el proceso emocional asociado a la adaptación podría provocar que tu hija esté alterada y tenga un sueño más intranquilo o le cueste más conciliarlo.
Por ello, sería positivo que pudieses disponer de un período de tiempo flexiblepara acostumbrar a tu hija al horario definitivo.
Por otra parte, cuando conozcas tu horario definitivo podrás saber a qué hora (aproximadamente) va a necesitar acostarse tu niña. Teniendo en cuenta que necesita unas 12 horas de sueño, es probable que necesite acostarse temprano.
Puesto que en tu familia acostumbráis a estar con la niña hasta las 23:00 h, más o menos, debes considerar que la necesidad de acostar a la niña más temprano supone un cambio para la dinámica familiar en general.
Además, implica que se pierden unas horas de actividades compartidas con la niña, pues ella ha de irse a dormir más pronto.
Considero que este es el aspecto más importante a analizar a la hora de decidir este cambio de horario. La niña se adaptará (mejor aún si puede hacerlo de manera gradual) pero debes contemplar el tiempo que vais a perder para estar juntas a última hora del día.
Resalto esto como importante porque es muy evidente la pérdida que supone tener que dejar al niño con otras personas para reanudar el trabajo. Las horas de separación constituyen una pérdida evidente. No obstante, las horas que hay que adelantar el momento de irse a la cama también reducen el tiempo de actividades compartidas con los hijos y, a veces, esto es menos evidente.
Debes plantearte si, tal vez, te compensa evitar que madrugue demasiado (si lustras circunstancias lo permiten) para poder continuar disponiendo del mismo tiempo de actividades compartidas que ahora, puesto que por la mañana (hasta que se levanta) es probable que no estéis juntas porque tú te hayas tenido que marchas a trabajar.
Por ejemplo, una posibilidad que podrías contemplar es que otra persona se quedase con ella en casa desde que tú te tengas que marchas al trabajo hasta que se levante y la prepare y la lleve a la guardería.
Relacionado con lo anterior, es muy recomendable que continuéis colechando hasta que ambas lo deseéis, pues así podéis compartir el tiempo de sueño y evitar la separación que supondría dormir separadas.
Con todo esto quiero transmitirte que la niña se acabará adaptando al nuevo horario, pero que es bueno que te plantees la situación de manera general, analizando todos los aspectos implicados, para poder organizarte de la forma más adecuada.
Respecto a la pregunta que me realizas sobre la importancia de que seas tú quien le dé de comer, debo explicarte que lo verdaderamente relevante en este caso sería qué ideas y hábitos de alimentación transmiten a los niños en la guardería o la persona que hayas pensado que le dará de comer.
Si quién le vaya a dar de comer a tu hija tiene ideas afines a las tuyas sobre hábitos de alimentación y va a conseguir que la hora de la comida sea un tiempo agradable para tu hija, siguiendo los criterios que tú establezcas, no tendría por qué ser problemático es hecho de que no seas tú quien le dé de comer.
Que la madre sea quien alimente a su bebé es muy importante para el establecimiento del vínculo afectivo. Sin embargo, con la edad de tu hija, que ya tiene 20 meses de edad y comienza a estrechar vínculos con otras personas, lo verdaderamente relevante es que la persona que le dé de comer lo haga de manera adecuada.
Con todo esto, espero haber despejado tus dudas. No obstante, quedo a tu disposición para cualquier aclaración que necesites en el correo psicologa@bambulah.es.

Para concertar los servicios de asesoramiento psicológico y/o acompañamiento emocional de Mónica Serrano, consulta la información necesaria aquí

Artículos relacionados: