Es impresionante permitirse la experiencia emocional disfórica (ira, tristeza, frustración, celos…) sin ponerle resistencia, dejándola fluir abiertamente, y sentir cómo aparece, se desarrolla y termina, sin más, como cualquier otra vivencia. Es la lucha contra las emociones disfóricas la que nos desborda, nos produce sufrimiento y nos violenta.

Cuando dejamos esa lucha, la experiencia emocional es natural, enriquecedora e integradora.

Lo mismo sucede con los niños pequeños. Somos nosotros los que les enseñamos a luchar contra estas experiencias emocionales.

Cuando dejamos de «prohibirles» la vivencia emocional disfórica, no entran en lucha y experimenta su vivencia emocional de manera integrada y sana.

 

Si deseas realizar un trabajo personal que te ayude a lograr una vivencia emocional aceptante, establecer una relación compasiva y cuidadosa contigo misma y tener relaciones menos violentas con los demás, consulta la información de mi nuevo proyecto on-line: Vivencia Emocional Aceptante. Todos los detalles aquí: https://www.psicologiaycrianza.com/vivenciaemocionalaceptante/

Mónica Serrano Muñoz

Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal. Acompañamiento en momentos de cambio y crisis.

Asesoramiento. Terapia.

Formación de expertas.

Col. Núm. M26931

info@psicologiaycrianza.com