Muchas personas viven con la idea inconsciente de que si sienten algo se acabarán convirtiendo en ello. Por ejemplo, si estoy triste acabaré convirtiéndome en una persona amargada, si siento fracaso acabaré convirtiéndome en una persona fracasada…. Concebimos nuestras emociones como etiquetas que nos definen y tratamos de buscar una coherencia entre lo que sentimos y la manera en que queremos definirnos.

De aquí que no nos permitamos determinado tipo de emociones, que tratemos de negar determinados sentimientos, pues nos aterra identificarnos con ellos.

Esto promueve una vivencia desintegradora y desequilibrante de la experiencia emocional.

 

Si partiésemos de la creencia de que nuestras emociones, de todo tipo, forman parte integrada de nuestro ser, pero que no son etiquetas estancas que nos definen, probablemente tendríamos una vivencia emocional genuina, rica y auténtica.

 

Si deseas realizar un trabajo personal que te ayude a lograr una vivencia emocional aceptante, establecer una relación compasiva y cuidadosa contigo misma y tener relaciones menos violentas con los demás, consulta la información de mi nuevo proyecto on-line: Vivencia Emocional Aceptante. Todos los detalles aquí: https://www.psicologiaycrianza.com/vivenciaemocionalaceptante/

 

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal. Acompañamiento en momentos de cambio y crisis.
Asesoramiento. Terapia.
Directora de la Formación de expertas Maternidad Feliz-Crianza Respetada
Col. Núm. M26931
info@psicologiaycrianza.com