Os cuento una historia real sobre trabajo de autoestima incondicional que he acompañado yo en terapia.

La persona acudió a consulta expresando que estaba siempre enfadada y de mal humor.

A través del trabajo de autoconocimiento, fuimos detectando creencias limitantes y dinámicas de discurso interno que la ponían constantemente en una sensación de amenaza y frustración. Se recriminaba, se reprochaba, se desvalorizaba continuamente.

Y esto le llevaba a no ser capaz de poner límites a otras personas, así que se sometía a los demás, a sus deseos, a sus necesidades, con la esperanza de recibir cariño y reconociniento.

No se sentía merecedora de afecto por ser ella, sino que sentía que tenía que ganarse el afecto de los demás. Y se lo intentaba ganar dando, aportando, complaciendo, permitiendo hasta la extenuación.

Pero desde esa posición de mendicidad afectiva, no sentía el cariño de los otros y mucho menos el reconocimiento, lo que sentía era abuso por parte de los demás hacia ella. Y esto le hacía sentir cada vez más enfadada y frustrada. Al final sentía que le caía mal todo el mundo, básicamente.

A través de las sesiones, fuimos trabajando herramientas de de auto conexión, de conciencia sobre sí misma, trabajamos dinámicas de aceptación incondicional y transformación de discurso interno.

Trabajamos también el desarrollo de la autoindulgencia, la mirada compasiva y la lealtad hacia sí.

Y poco a poco, fue integrando un trato mucho más amable consigo misma y empezó a sentirse más en paz progresivamente.

Esto le llevó a poder poner límites a los otros de una manera natural, pues la conexión consigo y el buen trato que había decidido darse le llevaban a ello. Empezó a sentirse merecedora de cariño y respeto por quien era y no por lo que aportaba.

Empezó a percibir el reconocimiento que antes anhelaba, y se alejó de relaciones tóxicas.

Sus relaciones mejoraron, se equilibraron y se desvaneció la sensación de abuso, pues hubo muchas relaciones a las que puso un punto y final (feliz para ella) y las que quedaron se empezaron a transformar en algo más equitativo.

Y dejó de estar siempre enfadada y, sobre todo, empezó a permitirse sentirse bien.

¿Te imaginas amarte siempre, sin condiciones?

Te imaginas…

  • Apagar esa voz interna que te machaca
  • Dejar de juzgarte, de criticarte y de sentir que no vales nada
  • Terminar con la sensación continua de enfado y de mal humor

Sí, existe otra forma de relacionarte contigo misma.

Y si lo deseas, puedes:

  • Elegir amarte, independientemente del momento de tu vida que atravieses
  • Aceptarte tal y como eres

Te acompaño a descubrir la autoestima incondicional, ¿te atreves?

Bienvenida a la revolución del autoamor

Contacta por whatsapp para conocer el funcionamiento de mis servicios: https://wa.link/uk38wf

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

Leal al autosabotaje

Los mensajes que hemos recibido a lo largo de nuestra vida sobre nuestra propia valía por parte de personas significativas tienen mucho que ver con

¿Quieres Especializarte En Crianza Respetuosa?​

¿Quieres trabajar sobre tu maternidad de una manera profunda consciente y desarrollar relaciones pacíficas y respetuosas con tus hijos? ¿Te gustaría, además, formarte profesionalmente para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?