Las agresiones entre niños están muy normalizadas, así como está normalizada la violencia en nuestra sociedad.

Muchas veces se asumen como normales, como algo inocuo e irrelevante: “cosas de niños”.

El lenguaje que utilizamos para describir las agresiones entre iguales es muestra de ello. Utilizamos palabras infantiles que restan importancia a la agresión: “han reñido”, “se han chinchado”, “están como el perro y el gato”…, evitando palabras que nos harían entender la seriedad del asunto, como por ejemplo la palabra agresión.

Desde esta minimización de la importancia de las interacciones agresivas entre niños, indirectamente se están validando las mismas.

Cuando no se interviene ante agresiones entre iguales, los niños no aprenden a gestionar la agresión por sí mismos, si no que aprenden que la agresión es válida y adecuada como forma de interacción.

Así, el niño va interiorizando que cuando se siente amenazado, invadido o molesto, la agresión es una buena manera de resolver el tema.

Además, cuando no se interviene, el niño pierde la oportunidad de aprender modelos asertivos y no violentos de interacción y gestión de conflictos.

En estas agresiones entre niños pequeños está la base de la gestión de la propia agresividad, el autocontrol y el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

ACTÚA. No son cosas de niños.

Si quieres profundizar en la prevención e intervención ante agresiones entre iguales, consulta la información sobre el curso online ACTÚA: recursos para el acompañamiento activo a agresiones entre niños y prevención de la violencia entre iguales, aquí : https://www.psicologiaycrianza.com/actua/

Mónica Serrano Muñoz

Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal. Acompañamiento en momentos de cambio y crisis.

Asesoramiento. Terapia.

Directora de la Formación de expertas Maternidad Feliz-Crianza Respetada

Col. Núm. M26931

info@psicologiaycrianza.com