Cuando se comienza con la alimentación complementaria, muchas madres comentan que les dan el pecho a sus bebés como postre. Es decir, les ofrecen el pecho después de haberles ofrecido los alimentos complementarios.
Sin embargo, la leche es el alimento fundamental de la dieta del bebé durante el primer año de vida y los alimentos complementarios comienzan a introducirse a partir de los 6 meses de edad. Por lo tanto, entre los 6 y los 12 meses, la leche sigue siendo el alimento básico del bebé, aunque éste ya coma otro tipo de alimentos.
Partiendo de esa idea, es erróneo ofrecer el pecho al bebé después de haberle ofrecido los alimentos complementarios, puesto que la leche sigue siendo más importante en la dieta del bebé que el resto de alimentos.
Es más, el bebé debe comenzar a probar nuevos alimentos en momentos en los que está tranquilo, contento, con todas sus necesidades satisfechas. No debe tener sueño, hambre o cualquier otra sensación que le genere malestar. Por lo tanto, el pecho debe ofrecérsele antes de ofrecerle los alimentos nuevos.
Cuando el niño ha tomado el pecho, está relajado y alegre. Es en ese momento cuando su disposición es la más adecuada para enfrentarse a los nuevos alimentos. Si tiene hambre (o sueño), estará irritable y esa irritabilidad le predispone negativamente a probar los alimentos nuevos.
Es más, lo más recomendable es continuar dando el pecho a demanda al menos durante el primer año de vida. El bebé será quien regule cuándo necesita ser amamantado y cuánta cantidad de leche necesita ingerir.

Pero además del aporte nutricional, el pecho aporta afecto, consuelo y bienestar. Este aspecto emocional de la lactancia ha de tenerse muy presente antes de decidir limitar las tomas del bebé y cómo limitarlas.

Así pues, cuando una madre comienza a darle le pecho al bebé de postre, en realidad está propiciando el proceso de destete, puesto que estña reduciendo las tomas y condicionando el amamantamiento.

Si la madre da el pecho de postre porque ha decidido comenzar el destete, es importante que tenga presente que este proceso ha de ser lento y gradual.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

adulta

¿Quién es tu Adulta de Referencia?

El sentimiento de culpa es un sentimiento conectado con nuestra parte más infantil, vulnerable, asustada, que necesita atención y cariño de su adulta de referencia

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?