La culpa en lo más básico. Un ataque a la persona enfocado en lo esencial.

culpa por comer

Una de las culpas más frecuentes es la culpa por comer, por no cumplir una dieta.

El mandato patriarcal que controla el volumen de nuestros cuerpos nos impone una gestión restrictiva de lo que comemos y asocia una serie de valores morales negativos a quien no cumple con los estándares. Así, aparece la vergüenza por estar gorda, la culpa por comer.

Esta culpa se asocia a una función básica y esencial de la persona, como es alimentarse. En el momento en que se generan códigos socio morales sobre la manera de alimentarse, unido a juicios de valor, estamos condicionando a la persona desde lo más básico y esencial.

La persona que come más que lo que la sociedad considera decoroso, más aún si tiene un peso distinto al que la sociedad considera adecuado, lleva asociados unos juicios de valor sobre su persona basados en un prejuicio infundado.

Las personas con un volumen superior al que la sociedad normaliza son consideradas perezosas, inactivas, holgazanas, que no se cuidan, impulsivas, negligentes y no atractivas.

Se asocia también a un pecado capital, la gula, por lo que ahí se asienta la sentencia moral desde la asociación a lo pecaminoso.

Con todos estos prejuicios en la mentalidad colectiva, tenemos el caldo de cultivo perfecto para, al ser introyectados por las personas, construir gordofobia y juicios personales destructivos por estar gorda, con castigos emocionales basados en la culpa.

La culpabilidad por comer y por la forma del propio cuerpo es un castigo emocional que violenta a la persona en lo esencial: su manera de alimentarse, la manera de ser su materialización en el mundo (su cuerpo). Es uno de los castigos emocionales más perversos y dañinos que el patriarcado establece.

Urge liberarse, descargarse de tanta violencia, empezar a querernos porque sí.

Rompamos con siglos de tortura emocional.

Te invito a mi curso online “VIVIR SIN CULPA”. Un curso teórico-práctico en el que trabajaremos 5 semanas para liberarnos del sentimiento de culpa.

Enlace al curso aquí: https://www.psicologiaycrianza.com/vivir-sin-culpa

Mónica Serrano Muñoz

Psicóloga Humanista

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

crianza respetuosa y violencia

CRIANZA RESPETUOSA Y VIOLENCIA

Las explosiones violentas surgen en todas las relaciones maternales en mayor o menor medida, pues vivimos en sociedades violentas y la violencia se aprende. En

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?