Aceptar la realidad, sea la que sea, supone dejar de luchar contra ella.

Cuando entramos en lucha con una situación, a través de ideas inflexibles, expectativas o falsas creencias, tratamos de que lo que es, sea de otra manera desde la negación.

Esta negación de lo real, de lo que hay, hace que nos sintamos desbordadas, que nos sintamos que nos hemos quedado sin recursos para poder manejarnos en la situación, pues una situación negada, se vuelve inmanejable.

Cuando aceptamos lo que hay, lo que sucede, lo que estamos sintiendo y nos hacemos cargo de nuestra experiencia o vivencia sin tratar de huir de ella o negarla, entonces estamos en el lugar adecuado para adaptarnos a la situación, manejarla o transformarla. Cuando dejamos la lucha y aceptamos, entonces, desde esa realidad tenemos suelo para movernos.

Cuando negamos la realidad nos quedamos sin suelo.

 

Si deseas realizar un trabajo personal que te ayude a lograr una vivencia emocional aceptante, establecer una relación compasiva y cuidadosa contigo misma y tener relaciones menos violentas con los demás, consulta la información de mi nuevo proyecto on-line: Vivencia Emocional Aceptante. Todos los detalles aquí: https://www.psicologiaycrianza.com/vivenciaemocionalaceptante/

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal. Acompañamiento en momentos de cambio y crisis.
Asesoramiento. Terapia.
Formación de expertas.
Col. Núm. M26931
info@psicologiaycrianza.com