REGULACIÓN EMOCIONAL ACOMPAÑADA. 5 ACCIONES.

Cuando nos relacionamos íntimamente con otras personas, nuestros afectos se regulan entre sí.

Conectamos emocionalmente con los  demás y suele haber cierta sincronía en los afectos, como si hubiese, en cierta parte, un contagio del estado de ánimo.

Cuando se trata de figuras de apego, en la infancia, esta regulación mutua o corregulación, es imprescindible para un desarrollo emocional sano.


Para que esta regulación mutua pueda existir con la infancia, la persona adulta cuidadora ha de ser capaz de:

1. Prestar atención, observar las expresiones emocionales del niño o niña al que se acompaña.
Estar atentas y dar importancia a estas expresiones emocionales cuando aparecen es imprescindible. 

2. Permitir la expresión emocional, dejar que se produzca sin ponerle bloqueos.
Frases del tipo “no llores” o “no hay que tener miedo” o “este berrinche es por capricho” son totalmente desreguladoras.

3. Sintonizar con el estado emocional del otro.
Tratar de comprender lo que la otra persona siente y alinearnos con ese estado de ánimo nos permitirá estar en sintonía, demostrar aceptación y transmitir validación.

4. Sostener el proceso e ir alineándonos con el aumento o descenso de la intensidad emocional. 

La sintonía le permite sentirse emocionalmente cerca. 

5. Mantener siempre cierto nivel de equilibro emocional en esa sintonización afectiva. 
El equilibrio en nuestra intensidad le permite a la otra persona ir regulando la suya desde la cercanía emocional de la sintonización. 


Se trata de acompañar de cerca, pudiendo sentir lo que la otra persona siente, pero con la distancia que ofrece estar viviendo el proceso desde la sintonía y no desde la experiencia en primera persona.


Así, nos regulamos mutuamente, lo cual es muy sano en toda relación afectiva y vital en relaciones de apego. 
En estas experiencias de corregulación, cada persona influye en la experiencia de la otra e influye sobre ella. 

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga
Www.psicologiaycrianza.com

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

NO TE AUTOABANDONES POR SER MADRE

No te autoabandonas por ser madre. Se habla mucho del autoabandono o falta de autocuidados en la maternidad como si convertirse en madre fuera el

ES UNA TRAMPA, ¡CUIDADO!

¡Es una trampa! ¡Cuidado! La idea de que debes cuidarte para poder cuidar mejor es una idea que nos niega una vez más, nos quita

AUTODEFENSA Y CONFUSIÓN

El otro día me consultó una mujer, angustiada, porque a su hijo lo agredió otro niño en su escuela y ella percibió que su hijo

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?