La ira una respuesta emocional primaria que se expresa con sentimiento, furia o irritabilidad. Es una respuesta emocional instintiva que está en el repertorio emocional y comportamental de todos los seres humanos.
 
Como toda emoción, tiene unas funciones. Las funciones adaptativasque son las que nos ayudan a adaptarnos a nuestro entorno, nuestro medio. En el caso de la ira serían la destrucción o eliminación de obstáculos que nos impiden conseguir los objetivos que deseamos y que nos genera frustración el hecho de no poder conseguirlo.
 
La ira también tiene funciones sociales: controlar la conducta de los demás para inhibir las reacciones indeseables de otras personas, o para evitar una situación de conflicto de confrontación.
 
Las funciones motivacionales de la ira son el energizar el acto motivado, es decir, movilizarnos para tener reacciones de autodefensa o de ataque y conseguir la destrucción o eliminación de los obstáculos que nos impiden conseguir nuestros objetivos o conseguir controlar la conducta de los demás para inhibir sus reacciones indeseables. 
 
Así pues, la ira es una emoción que surge como reacción a estímulos o situaciones en las que vemos peligrar el logro de nuestros objetivos o en las que las acciones de otra persona nos son indeseables o generan conflicto. Por tanto, surge como reacción a algo que interpretamos como peligroso o que nos genera malestar.
 
Es importante que aceptemos que la ira es una emoción natural, que no la conceptualicemos como algo negativo o que debamos intentar evitar. La ira debe experimentarse desde la aceptación del sentimiento.
 
La conciencia de que es una emoción natural en respuesta a un peligro percibido o interpretado nos dará mucha información para poder gestionarla de manera positiva.
 
Cuando no enfadamos o enfurecemos, como síntomas de ira, es útil hacernos la siguiente pregunta: ¿qué peligro estoy percibiendo?, ¿en qué ámbito me siento amenazada?
 
La percepción de peligro puede ser muy variada. Por ejemplo, puedo sentir que está en peligro el orden y la limpieza de mi casa, mi descanso y horas de sueño, mi relación de pareja, la imagen que doy a los demás, mi tranquilidad, etc.
 
Es esencial que logremos identificar qué sentimos que está en peligro y qué es lo que consideramos que lo está poniendo en peligro para avanzar en el autoconocimiento utilizando positivamente la valiosa información que la propia ira nos ofrece.
 
La identificación de la propia percepción de peligro, del agente o acción considerada amenazante y de la situación que consideramos que queda en peligro o amenazada nos va a permitir buscar estrategias positivas y no-violentas de gestión.
 
Así, lograremos proteger o defender lo que necesitamos (sobre lo que la ira nos está poniendo sobre aviso) de una manera más positiva y eficaz.
 


Por ejemplo, si yo siento ira cuando mi hija se despierta de madrugada y tarda mucho en volver a dormirse y detecto que esta ira es consecuencia de que percibo el peligro de no poder descansar suficiente y, por ello, no ser capaz de rendir al máximo en mi trabajo, podré tratar de gestionar mi propio descanso de otra manera, pedir ayuda y buscar estrategias para rendir en el trabajo.
 

 

Si, por el contrario, ante los despertares me enfado con la niña porque no me deja dormir y no profundizo más, me estoy limitando en la gestión de la situación que realmente está interpretándose como peligrosa.
 

El potencial transformadorde las emociones es inmenso si sabemos manejarlo. La ira es una emoción muy potente que nos puede ayudar a descubrir muchos aspectos de nosotras mismas y de nuestra vida que deseamos transformar. Si aprendemos a gestionarla positivamente, lograremos nuestros objetivos con asertividad y podremos construir relaciones interpersonales sanas y satisfactorias.

Mónica Serrano Muñoz
 
Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa

 
Col. Núm. M26931 

 
Consulta presencial (en Madrid) y online.

 
Petición de cita en: psicologa@bambulah.es o en el número  636 864 379.

https://www.psicologiaycrianza.com/2015/09/22/programa-de-desarrollo-personal-online-gestion-positiva-de-la-ira-en-familia/
El programa integral: Gestión Positiva de la Ira en Familia te permitirá lograr, en 6 semanas, conocerte mejor y aprender a relacionarte desde emociones constructivas con tus hijos y otros familiares, enfadarte menos y utilizar el potencial positivo de la ira para mejorar tus circunstancias de manera asertiva. Más información en: Programa