Consulta: 

Buenos días. Tengo un bebé de 4 meses y dentro de un mes me incorporo a trabajar. Toma leche materna a demanda y no paro de darle vueltas al tema de la alimentación, no sé qué hacer.
Te explico: mi horario es de 8 a 15h, por lo que antes de irme a trabajar le daré el pecho y luego no sé qué elegir, si sacarme la leche y la persona que lo va a cuidar en casa, se la dé en biberón y, por la tarde, teta a demanda o empezar con la comida con cuchara y, por la tarde, teta a demanda.

El biberón, me da miedo por si luego no quiere teta, que igual es una tontería mía, y realmente con la comida me gustaría empezar a los 6 meses. He estado leyendo el tema de la alimentación complementaria de Carlos González, y viendo el folleto que recomienda sobre el tema, es decir, sin papillas de cereales, sino comida casera: arroz, fruta, purés vegetales…. Y parece que si decido empezar con la comida esta sería mi elección.

No se, estoy hecha un lío, mañana tengo pediatra y lo consultaré también con ella, pero me gustaría, saber que opinas al respecto.

Muchas gracias.

Respuesta:

Estimada amiga. Gracias por compartir con todos nosotros tu consulta.
La reincorporación al trabajo tras el permiso por maternidad siempre es un acontecimiento estresante para las madres y para los bebés. La lactancia, el sueño o al cuidado de quién dejar al bebé son algunos de los aspectos que más preocupaciones suelen generar.
Verdaderamente, el permiso por maternidad de 16 semanas es completamente insuficiente, está del todo inadaptado a las necesidades reales de los bebés y sus madres y su finalización fuerza una separación temprana para la que ni madre ni hijos están separados.
Sin embargo, la realidad es que hay que muchas madres han de regresar al trabajo y separarse del bebé y se trata de hacerlo de la manera más adecuada posible.

Introducción de los alimentos complementarios

La primera cuestión que planteas es que no sabes si introducir los alimentos complementarios en a dieta de tu bebé, que tendrá 5 meses cuando tú te reincorpores a tu puesto de trabajo, o bien darle leche materna en biberón durante las horas que estás trabajando.
En mi opinión, tienes que tener en cuenta varios factores para poder tomar una decisión. Te los explico a continuación.
En primer lugar, ha de contemplarse que Organización Mundial de la Salud, UNICEF, la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna como alimentación exclusiva hasta los 6 meses de edad el bebé. A partir de esta edad recomiendan introducir los alimentos complementarios de forma gradual.
Así, en el caso de tu hijo, estarías adelantando en un mes la introducción de los alimentos complementarios si lo hicieses cuando te reincorporases al trabajo.
Por otra parte, tu bebé va a tener que enfrentarse a numerosos cambios cuando se termine tu permiso por maternidad. Quedarse al cuidado de otra persona, que no esté su madre, no tener acceso al pecho durante varias horas… son cambios importantes a los que tu bebé tendrá que adaptarse poco a poco.
Por ello, debes plantearte si es positivo añadir un cambio más al mismo tiempo que se producen todos los anteriores. La introducción de los alimentos complementarios en la dieta del bebé es un cambio importante en su vida.
Cuando se introducen los alimentos complementarios, el bebé se enfrenta a un nuevo mundo de estimulación sensorial: sabores, olores, texturas que hasta ahora eran desconocidas, se ponen a su alcance.
Además, se enfrenta a una nueva manera de gestionar los alimentos: tiene que masticar, que hasta ese momento no era necesario. Por tanto, son muchas situaciones novedosas para el bebé.
En mi opinión, es recomendable comenzar con la introducción de los alimentos complementarios en un período de la vida del bebé en el que no esté experimentando otros cambios. Así, estaremos permitiendo al bebé adaptarse poco a poco a los cambios y no someterle a varios cambios a la vez.
Además, aunque comenzases a introducir los alimentos complementarios en la dieta de tu bebé, éste seguiría necesitando tomar leche durante las horas que tú no estásjunto a él.
El bebé tiene que adaptarse a nuevas texturas, sabores y maneras de ingesta (masticación y deglución distintas). Esto se realiza en forma de proceso paulatino y gradual en cuanto a tipo de alimentos y a cantidad de ingesta.
De este modo, es de esperar que el bebé comience explorando los alimentos que se le ofrecen, los manipule, los pruebe… pero no ingiera una cantidad considerable. Los primeros meses de introducción de alimentos complementarios constituyen un período de aproximación y conocimiento por parte del bebé.
Durante es primer año de vida, el alimento esencial en la dieta del bebé es la leche. Los demás alimentos son, como su propio nombre indica, complementarios. Por ello, no son básicos en la dieta del bebé. Se ofrecen para que el bebé los vaya conociendo y probando de maneras gradual y, así, cuando llegue al año de edad ya esté habituado.
Mi recomendación es que comiences a introducir los alimentos complementarios en la dieta de tu bebé cuando observes que él está preparado, es decir, que decidas en función de los signos que el niño te da en vez de basar tu decisión en circunstancias externas.

¿Cómo saber si el bebé está preparado?

Los signos de desarrollo evolutivo que indican que el bebé está preparado para que se le comiencen a ofrecer los alimentos complementarios son:
-El bebé se muestra interesado cuando ve comer a otras personas. Muestra deseos de participar en las comidas, agarrar los alimentos con sus manos, llevárselos a la boca, etc…
-Se mantiene sentado sin apoyo. Cuando el bebé es capaz de mantenerse sentado sin apoyo, puede manipular los alimentos más fácilmente, agarrarlos y llevárselos a la boca, por lo que comenzar a probar nuevos alimentos es más placentero.
-El reflejo de extrusión ha desaparecido. El bebé ya no empuja con la lengua hacia fuera todo lo que se introduce en su boca.
-Es capaz de rechazar el alimento cuando no lo quiere, es decir, que puede autorregularse y negarse a ingerir más cantidad de alimento cuando está saciado.
Cuando observes que tu bebé muestra todo lo anteriormente indicado, significará que está preparado para comenzar a aproximarse a los alimentos complementarios.

Continuar con la lactancia a demanda

Por otra parte, como comentas en tu consulta, vas a continuar ofreciéndole el pecho a demanda a tu bebé durante los períodos de no-separación después de tu reincorporación al trabajo.
Esta decisión me parece del todo adecuada, pues favorece el mantenimiento de la lactancia tras el fin del permiso por maternidad.
El amamantamiento nocturno tiene una función clave en el mantenimiento de la lactancia tras la reincorporación de la madre al trabajo.
La mayoría de los bebés necesitan mamar a lo largo la noche. Es más, se estima que los niños necesitan mamar por la noche hasta los dos años de edad como mínimo.
Además, la noche es un período de tiempo amplio en el que la madre y el bebé están juntos. Por lo tanto, es un período idóneo para amamantar al bebé y compensar la separación forzada durante la mañana. Para favorecer el descanso de la madre que amamanta, el colecho es una opción recomendable.

Interferencia del biberón con el amamantamiento

Respecto a la duda que comentas sobre que el uso del biberón pueda hacer que tu bebé rechace el pecho, te indico que esto no tiene por qué suceder.
El uso de chupetes y tetinas se desaconsejan hasta que la lactancia está bien implantada. Después, no deberían conllevar ninguna interferencia con el amamantamiento.
En vuestro caso, la lactancia está bien implantada, por lo que el hecho de que por las mañanas se le diera biberón no tendría que suponer ningún problema.

Alimentación complementaria autorregulada

Por último comentarte que me introducir los alimentos complementarios de manera autorregulada me parece la forma más beneficiosa de hacerlo.
Te invito a leer diversos artículos que he publicado sobre el tema. https://www.psicologiaycrianza.com/search/label/alimentaci%C3%B3n
Con todo esto, espero haber resuelto tus dudas y contribuido a que tu vuelta al trabajo sea un poco menos dura.
Quedo a tu disposición en psicologa@bambulah.espara cualquier aclaración que necesites.
Un fuerte abrazo.