Cuando la presión social se acepta como propia

 

El confinamiento nos ha llevado a abandonar temporalmente el espacio público, la actividad social, y con ello, se ha reducido el impacto que el juicio de los demás tiene en nosotras.

Ahora estamos mucho menos expuestas a la presión social, al juicio externo. Podemos abandonar la pose, la intención de aparentar para los demás.

Sin embargo, muchas mujeres se han sentido igualmente presionadas o más durante la cuarentena. Se han sentido angustiadas intentando cumplir elevadas exigencias relacionadas con la maternidad, con la salud, con el aspecto físico, con las tareas del hogar, con la relación de pareja….

Y en este momento podemos afirmar que la presión social está reducida a su mínima expresión.

Entonces, ¿por qué este sentimiento de presión y exigencia en estos momentos?

Pues bien, yo creo que esto se explica teniendo en cuenta que las personas, desde nuestra infancia, vamos introyectando el discurso social, asimilándolo como propio a través de los años.

Así, hemos asumido el discurso externo convirtiéndolo en nuestra voz interior, nuestra guía, nuestra jueza; y aunque nos alejemos del espacio social durante un tiempo, su discurso sigue presente orquestando el espacio privado.

Todas las exigencias sociales, los «deberías», las imposiciones y juicios externos siguen presentes y se confunden con el criterio propio, dejando a este último indistinguible del externo.

Nos presionamos, nos evaluamos y nos juzgamos desde el criterio social introyectado, entrando en continuo conflicto interno, en constante malestar con una misma.

Muchas mujeres se plantean como acabar con esta autoexigencia, esta presión externamente adoptada como propia, cómo vivir de manera autoconcordante y en paz. Muchas quieren liberarse del discurso social introyectado y hacer las paces consigo.

Quizás la vida se trate de eso, de perder la conexión con una misma para hacer el recorrido que nos lleva a volver a encontrarla.

Hay una sección de uno de los módulos de mi formación anual de expertas en acompañamiento a la maternidad consciente y la crianza respetuosa que trata específicamente de esto y que es una de las secciones más apreciada por las alumnas.

Os comparto aquí el acceso al vídeo que contiene este material, creo que puede aportar valor en estos momentos que estamos atravesando.

https://www.dropbox.com/s/7urjdboj7fxc9v8/Seccion2ComunicacionAutoaceptante.mp4?dl=0

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

Leal al autosabotaje

Los mensajes que hemos recibido a lo largo de nuestra vida sobre nuestra propia valía por parte de personas significativas tienen mucho que ver con

¿Quieres Especializarte En Crianza Respetuosa?​

¿Quieres trabajar sobre tu maternidad de una manera profunda consciente y desarrollar relaciones pacíficas y respetuosas con tus hijos? ¿Te gustaría, además, formarte profesionalmente para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?