Asesoramiento psicológico especializado en embarazo, lactancia, maternidad y crianza con apego. Consultas presenciales, por teléfono y on-line

Cinco acciones que ayudarán a tu hijo a aprender a defenderse

 
 
Cuando los niños están en pleno proceso de desarrollo de sus habilidades sociales necesitan referentes en los que basar aprendizajes que apoyarán dicho desarrollo.
 
 
Al igual que en el resto de ámbitos evolutivos, el primer referente de los niños en el desarrollo de sus diferentes habilidades son sus padres.
 
 
El adecuado desarrollo de las habilidades sociales permitirá a los niños establecer y mantener relaciones positivas con otras personas.
 
 
Cuando los niños pequeños comienzan a interactuar con otros niños, necesitan el referente parental para la gestión de diversas situaciones que pueden producirse en dichas interacciones.
 
 
Una de ellas es la propia defensa ante cuando otro niño les agrede. Cuando otro niño les pega, empuja o grita, por ejemplo, es necesaria la orientación del adulto para la gestión por parte del niño agredido.
 
 

En este artículo voy a comentar 5 cosas que pueden hacer los padres para fomentar el desarrollo de habilidades de propia defensa en las interacciones entre iguales:

 
 
 
1. Intervenir cuando otro niño le agrede.
 
 
Cuando nuestro hijo recibe una agresión por parte de otro niño es necesario que nosotros intervengamos.
 
 
Nuestra intervención sirve de modelo de gestión al niño agredido.
 
 
Tenemos que analizar cómo nos gustaría que nuestro hijo se defendiese y actuar de esa manera.
 
Si no intervenimos, estamos permitiendo la agresión y, con ello, transmitiendo a nuestro hijo que recibir agresiones por parte de otros es algo que debe aceptar.
 
 
2. Intervenir cuando nuestro hijo agreda a otro niño.
 
 
En el caso de que sea nuestro hijo el que agrede a otro niño, también es absolutamente necesaria nuestra intervención.
 
 
Cuando no permitimos que nuestro hijo agreda a otro niño, una vez más estamos transmitiéndole que las agresiones a otros no son permisibles y, por tanto, tampoco sobre sí mismo.
 
 
3. Responder de manera asertiva a agresiones sobre nosotros mismos.
 
 
A veces nos encontramos antes situaciones en las que otras personas nos tratan de manera agresiva o violenta y nuestros hijos observan cómo lo gestionamos.
 
 
La observación de nuestra gestión forma parte del aprendizaje de nuestros hijos.
 
 
Cuando nosotros nos defendeos de manera asertiva de las agresiones por parte de otras personas, les estamos ofreciendo un referente asertivo para la propia gestión.
 
 
4. Permitir el NO infantil.
 
Esta etapa constituye una gran oportunidad para permitir al niño el desarrollo de una poderosa habilidad de autodefensa: negarse a aceptar lo que no le gusta o no quiere.
 
 
Esto es fundamental para ser capaz de no permitir agresiones hacia sí por parte de otros niños.
 
 
5. No obligarles (ni convencerles) a compartir sus pertenencias.
 
 
Cuando un niño no quiere compartir sus pertenencias, está defendiendo, protegiendo, lo que considera parte de sí mismo.
 
 
El impulso natural del niño a conservar y proteger sus pertenencias debe respetarse, pues está protegiendo algo percibe como parte de su ser.
 
 
Esto está relacionado con la capacidad de defenderse, pues la defensa de lo propio forma parte de la defensa de uno mismo.
 
 
Lógicamente, debemos, a su vez, enseñar a nuestros hijos a respetar las pertenencias de los demás y su derecho a no compartir si no quieren.
Recomiendo:
 

 

 
Mónica Serrano Muñoz

Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa
Col. Núm. M26931

Consulta 

Petición de cita en: info@psicologiaycrianza.com

ACTÚA: recursos para el acompañamiento activo a agresiones entre niños y prevención de la violencia entre iguales.

 

NO SON “COSAS DE NIÑOS”

 

6 Comments

  1. Susanna 23 octubre 2014 at 10:41 - Reply

    Muy interesante Mónica. Gracias por tus consejos.
    Al leer el título del punto 5 me ha sorprendido, después de leer los argumentos que das, me ha parecido totalmente acertado y además muy coherente. Voy cogiendo ideas para cuando se me plantee el momento con mi hijo que ahora todavía es un bebé 🙂
    Un saludo

  2. Mónica Serrano 27 octubre 2014 at 10:05 - Reply

    Muchas gracias, Susanna. Un beso

  3. Anónimo 28 octubre 2014 at 07:43 - Reply

    Hola, esta bueno todo lo qie dice y lo comparto, pero no esta bueno tambien que aprenda a compartir cuando le quita algo al otro nene? No se, me pasa eso ultimamente con Ema (17 meses) que parece que quisiera quitarle todo a todos los ninos.

  4. Giovanna 31 octubre 2014 at 16:10 - Reply

    Muchas gracias Mónica , sus artículo han sido de una gran ayuda para mí.Soy madre de dos ninas de tres años y un año. La mayor se niega a compartir con su hermana y con cualquier otro niño,pero además les quita cualquier elemento con lo q esteb jugando en el momento. He conversado con ella y en algunas ocasiones la he obligado a compartir con su hermana, el punto 5 me deja pensando en como será posible encontrar un equilibrio

  5. Ana Lilia Cervantes Camacho 14 febrero 2015 at 16:05 - Reply

    Hola. Es muy interesante estos consejos. Yo comparto la misma idea en los 5 puntos que expones. Sólo para enriquecer el primer consejo, en caso que no este presente la madre o el padre para moderar y evitar la agresión, yo aconsejo siempre a mi hijo, que no permita que lo agredan, que se aleje de tales compañeros y que busque a su profesora, le aclaró que el no debe de responder con golpes pero que tampoco se deje agredir.

  6. Ana Lilia Cervantes Camacho 14 febrero 2015 at 16:19 - Reply

    Hola, el aprender a compartir para los niños lleva tiempo pero lo tu nena lo puede lograr con tu ayuda. Te pondré algunos ejemplos que me han servido a mi como madre. Yo suelo regalarle a mi hijo ciertas cosas como por ejemplo galletas de mi bolsa, y al momento de que el me pide que se las dé, yo le sugiero que de esas galletas aparté algunas para compartir con su padre, sus hermanos y conmigo. Cuando el lleva consigo algún juguete de casa para salir, le pido que recuerde llevar algunos más para compartir con los niños que encontrará a donde vamos. El principio es este: tu como madre destinarás ciertas cosas para compartir con tu hija y se lo harás saber diciéndole que lo vas a compartir con ella y que te gustaría que ella también lo comparta con alguien más. También sirve que en compañía de tu nena horneara algunas panecillos para compartir con sus compañeritos. Esos ejemplos son poderosos. Saludos

Leave A Comment

¿Quieres especializarte en Crianza Respetuosa?

¿Quieres trabajar sobre tu maternidad de una manera profunda consciente y desarrollar relaciones pacíficas y respetuosas con tus hijos?

¿Te gustaría, además, formarte profesionalmente para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

Si es así, suscríbete aquí y yo misma te informaré sobre el curso:

http://eepurl.com/bF4RUv