Cinco acciones a evitar ante un conflicto entre hermanos


 

Los conflictos entre hermanos están a la orden del día en muchas familias. Las peleas entre los hijos son uno de los retos más difíciles para los padres.

 

Cuando los hijos se pelean, el malestar suele expandirse en todos los miembros de la familia. Los padres sienten la necesidad de intervenir, de interrumpir la pelea. Han de preservar la integridad física y emocional de sus hijos. Sin embargo, muchas veces, la manera de intervenir no es la adecuada y el malestar se incrementa con la intervención.

 

Hay algunos modos de intervención muy frecuentes que deben evitarse si no se quiere aumentar el malestar. A continuación se comentan algunos de ellos:

 

1     Emitir juicios, buscar culpables:

 

Ante una pelea entre hermanos es frecuente la pregunta “¿Quién ha empezado?”, para buscar un culpable a quien responsabilizar.

 

Los conflictos entre hermanos forman parte de la relación. Buscar un culpable, hacer de juez, es una manera poco acertada de intervenir, pues esto sólo aumenta la competitividad entre los hermanos.

 

 

2    Sermonear:

 

El sermón como estrategia de gestión de un conflicto tampoco es adecuado.

 

Explicar en términos “morales” el por qué no deben pelearse transmite incomprensión a los niños, falta de aceptación por parte de sus padres e incrementa la ira.

 

3     Dar lecciones:

 

Gestionar el conflicto desde la lección, la información objetiva de por qué no deben pelearse tampoco es eficaz. 

 

Los niños saben que las peleas no son una manera positiva de relación. La lección no les ayuda a gestionar mejor los conflictos con sus hermanos. No necesitan ser aleccionados.

 

 

   Cuestionar:

 

Cuando cuestionamos a nuestros hijos como modo de gestión, preguntando ¿por qué haces eso? ¿por qué te portas tan mal? ¿es que no te das cuenta…?, sólo estamos transmitiendo desaprobación, falta de confianza hacia el niño, pero no estamos ayudándolo a gestionar nada.

 

 

5   Castigar:

 

Como en todos los ámbitos de la crianza, el castigo (en cualquiera de sus variantes) es completamente contraproducente.

 

 

Si quieres leer sobre cómo gestionar los conflictos entre hermanos, te recomiendo que leas el artículo: Cinco claves para gestionar las peleas entre hermanos (https://www.psicologiaycrianza.com/2015/06/cinco-claves-para-gestionar-las-peleas.html)

 

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

EMOCIONES DESAGRADABLES

EMOCIONES DESAGRADABLES. ¿CÓMO EVITARLAS?

Hay muchas maneras de evitar emociones incómodas: reprimirlas, desconectarse de ellas, bloquearse, distraerse, utilizar sustancias… Sin embargo, lo que logramos con estos mecanismos no es

crianza respetuosa y violencia

CRIANZA RESPETUOSA Y VIOLENCIA

Las explosiones violentas surgen en todas las relaciones maternales en mayor o menor medida, pues vivimos en sociedades violentas y la violencia se aprende. En

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?