Chupetes y objetos de apego ¿por qué algunos bebés los necesitan?

Los objetos de apego son objetos que ayudan al bebé a calmarse y le aportan bienestar emocional en situaciones complicadas, como el período de adaptación a la guardería, cuando tienen que dormirse solos o cuando se sienten frustrados o desolados.

Un oso de peluche, una mantita o el propio chupete son los objetos a los que el bebé suele apegarse típicamente.

Pero, realmente ¿qué significa que un objeto se convierta en objeto de apego o transicional para el bebé?






Pues bien, esto significa que el bebé establece un vínculo afectivo con un objeto. Tener consigo dicho objeto le hace sentirse seguro, confiado y le ayuda a calmarse. Esto significa que el bebé está tratando de cubrir sus necesidades afectivas de seguridad básica y confianza en su entorno a través del vínculo con un objeto.

De alguna manera, el bebé se está relacionando con el objeto de apego para conseguir la seguridad y el bienestar emocional que le aporta la relación con sus figuras de apego (padres y/o cuidadores principales). Así, el objeto de apego o transicional ayuda al bebé a independizarse emocionalmente de sus figuras de apego.

Cuando sus padres no están con él, el bebé se aferra a su objeto de apego intensamente. Para el bebé, este objeto representa la seguridad y tranquilidad que le ofrecería la presencia de sus padres.

Muchos adultos asumen la necesidad de un objeto de apego (o del chupete) por parte de su bebé como algo natural en los bebés. No se plantean la posibilidad de no ofrecer este tipo de objetos (especialmente, el chupete) o no conocen la verdadera naturaleza de estos objetos.

¿Por qué algunos bebés necesitan objetos de apego?

En nuestra sociedad, el uso de chupetes y otros objetos de apego por parte de los bebés está muy extendido.

Sin embargo, esta conducta de nuestros bebés no se produce de manera tan extendida en bebés de otras culturas. Esto debería hacer que nos planteásemos por qué, entonces, en nuestra cultura está tan extendido el uso de objetos de apego por parte de los bebés.

Pues bien, la explicación obvia a este hecho es que en nuestra cultura tendemos a fomentar la independencia emocional de los bebés desde edades muy tempranas. Probablemente, esto se debe a los requeriminetos sociolaborales de los padres, que han de separarse de sus bebés muy pronto para ir a trabajar.

Naturalmente, los bebés humanos nacen con una inmadurez tal que les hace ser innatamente dependientes de su cuidador principal. Necesitan al adulto para satisfacer sus necesidades básicas de supervivencia (alimento, cobijo, protección). Pero entre estas necesidades básicas se encuentra, también, la necesidad de afecto y contacto.

De hecho, la necesidad de afecto y contacto con su cuidador principal es una herramienta natural del bebé que garantiza que se satisfagan el resto de sus necesidades. Si el bebé reclama contacto casi permanente con su cuidador principal, a través de este contacto está propiciando la satisfacción del resto de sus necesidades, pues la cercanía con su cuidador le proporcionará el resto (alimento, cobijo, protección…).

Así, el bebé, desde su nacimiento, va estableciendo un vínculo afectivo con su cuidador principal que le permite construir su confianza básica y seguridad en el mundo que le rodea. Este vínculo constituirá los cimientos de toda su afectividad y de su vida emocional futura.

Sin embargo, cuando el bebé ha de separarse de sus padres o cuidadores principales tempranamente, necesita establecer otro vínculo afectivo que le ofrezca la sensación de seguridad y confianza que el contacto con sus padres le ofrecían.

Es en este momento en el que los objetos de apego empiezan a tener una función en el mundo afectivo del bebé. Al perder el contacto casi permanente con sus padres, el bebé vincula con un objeto familiar, que le recuerde a lo que conoce, a sus padres. Este objeto le da la seguridad que le falta por la ausencia de sus cuidadores principales.

De esta manera, nuestros bebés occidentales necesitan objetos de apego porque la separación con sus padres se realiza de una manera temprana, antes de que estén preparados y maduros para ello.

Por este motivo, los bebés que viven en sociedades en las que esta separación temprana no se produce o los bebés occidentales que no han de separarse pronto de sus padres no necesitan objetos de apego. La relación casi permanente con sus figuras de apego hace completamente innecesario el vínculo afectivo con un objeto. Al estar con sus padres, no pierden la sensación de seguridad y confianza y, por ello, no necesitan restaurarla vinculando con un objeto.

Esto no quiere decir que el uso de objetos de apego constituya una conducta alterada o patológica en absoluto. Es una conducta normal en nuestros bebés como respuesta a unos requerimientos sociales peculiares de la cultura occidental.

Recomiendo: Formación online: Acompañamiento del desarrollo emocional en primera infancia. Potenciando la felicidad y el bienestar

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

6 comentarios en «Chupetes y objetos de apego ¿por qué algunos bebés los necesitan?»

  1. Interesante entrada. Mi hija no tiene ningún objeto al que le tenga un especial aprecio. Andaba yo preocupada de que no lo tuviera ya que todos los niños tienen apego aun objeto en especial… ella no.
    A mi niña la adoptamos cuando tan sólo tenía siete meses y desde el primer día jamás nos hemos separado. He tenido la enorme suerte de tenerla conmigo en todo momento…. El vínculo con nosotros se formó rapidísimamente, tanto que sorprendió a todos y a nosotros mismo.
    Ahora leyendo tu entrada me quedo tranquila… supongo que hemos cubierto su necesidad de seguridad, que sabe que estamos a su lado cada segundo del día. También duerme con nosotros y creo que eso nos ha facilitado mucho las cosas.
    Un fuerte abrazo y gracias.

    Responder
  2. Muchas gracias por compartir tu experiencia en el blog. Me alegro de que mi artículo te haya ayudado a clarificar algunos aspectos.
    Enhorabuena por ese vínculo afectivo seguro que le habéis dado a vuestra hija.
    Un fuerte abrazo,
    Mónica.

    Responder
  3. mi niño de dos años y medio ultimamente no suelta su peluche…hace seis meses q su padre y yo nos separamos y desde entonces no ve a su padre… puede tener algo q ver?

    Responder
  4. mucho gusto, mi caso es por mi nieto de 5 años, que tiene padres separados y una madre que no lo cuida bien no lo alimenta a gusto del niño y lo golpea y envia al colegio sin comer si no le gusta la comida estando ahora con otra pareja y tiene otra hermanita , y le quitaron con violencia el chupete ,la mema y no lo dejan estar en la cama con su mama y su hermanita y padrastro hasta la hora de dormir , sintiendose apartado de su mama que no tiene sensibilidad para con el el niño me pide el chupete en mi casa y la mema y se acurrucca conmigo diciendome gracias por cuidarme abuelita, su papa lo cuida todo lo que puede porque trabaja muchas horas semanales y tmbn le saco el chupete y la mema,. el nene esta siempre triste , gracias por recibir este largo mensaje yo estoy muy triste y preocupada pues la psicologa a la que lo van a llevar tuvo cita previa con la mama y no sabe ella como trata al nene, y le dijo a la mama que no lo deje estar con ella en la cama y que si no quiere comer levante todo y cuando tenga hambre ya comera, el nene nunca desayuna ,porque se levanta tarde y no come antes de irse al jardin y sufre de ataque bronquiales y de asma , le digo todo esto para que tenga una idea de su situacion,gracias,

    Responder

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

EMOCIONES DESAGRADABLES

EMOCIONES DESAGRADABLES. ¿CÓMO EVITARLAS?

Hay muchas maneras de evitar emociones incómodas: reprimirlas, desconectarse de ellas, bloquearse, distraerse, utilizar sustancias… Sin embargo, lo que logramos con estos mecanismos no es

crianza respetuosa y violencia

CRIANZA RESPETUOSA Y VIOLENCIA

Las explosiones violentas surgen en todas las relaciones maternales en mayor o menor medida, pues vivimos en sociedades violentas y la violencia se aprende. En

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?