Bebés de un año: la relación con la madre

Consulta a la psicóloga:




Tengo un bebé que acaba de cumplir un añito. Desde que nació no he vuelto a trabajar porque prefiero que se quede conmigo en casa. Toma pecho, aún no anda pero gatea como un rayo y duerme la siesta pegado a mí o por las noches con múltiples despertares (8 a 10) 


Desde muy pequeño (3 meses) no le han gustado los lugares con mucha gente, ruido, luces… Los pocos eventos sociales a los que pudimos acudir se los pasó llorando o en brazos de mamá y a la teta,  porque cuando se le acercaba alguien a decirle algo a llorar otra vez. Ahora parece que ya no llora con todo el mundo, se queda con mis padres algún ratito alguna tarde. Ya se que es normal el temor a los extraños, aunque él empezó muy pronto.
Pero mi duda viene cuando estamos en casa los dos solos, no me deja salir de la habitación ni estar de pie haciendo algo o cocinando mientras el juega en la cocina. Quiere que me tire al suelo a jugar con él. Lo suelo hacer bastante, por lo menos 2 o 3 horas al día, pero también necesito tiempo para las cosas básicas de aseo personal y cocina. Juega 5 minutos solo y enseguida lo tengo enganchado a la pierna para que lo coja o llora cuando salgo de la habitación. Me parece que tenemos un vínculo de apego muy bueno y eso es positivo, pero no se hasta que punto lo estoy haciendo bien, si debería dejarlo más veces con mis padres (1 vez a la semana y me siento a veces culpable) De momento guardería no me gustaría. No se si lo estoy haciendo bien o si hay alguna solución para estos momentos.
Gracias 





Respuesta:




Estimada amiga. Te agradezco la confianza que has depositado en nosotras al hacernos la consulta.


Tu consulta hace alusión al proceso de independencia y autonomía de tu bebé. Este proceso debe concebirse como evolutivo, que se desarrolla de manera gradual, a medida que el bebé va creciendo y madurando. Es muy importante que comprendas este proceso para poder comprender las necesidades y reacciones de tu hijo.

A lo largo del primer año de vida, el bebé va experimentando grandes cambios evolutivos, a nivel de desarrollo psicomotor, del pensamiento, del lenguaje y de la relación con los demás.

Sin embargo, a la edad de un año, los bebés todavía se encuentran en la etapa puerperal. El puerperio es el período que sucede al parto y dura hasta que el niño comienza a percibirse a sí mismo como un ser diferenciado de su madre, lo cual suele producirse en torno a los 2 años de edad. Hasta ese momento, el bebé experimenta a través de su madre, entrando en el mundo emocional de su madre y vivenciando desde él.

De esta manera, hasta que finaliza el puerperio, madre e hijo se encuentran en una fase “fusionada” a nivel mental y emocional. La madre está completamente orientada a atender a su bebé y a dar respuesta a sus necesidades y el bebé experimenta y vivencia a través de su madre.

Puesto que tu hijo tiene un año recién cumplido, se encuentra en esta etapa puerperal, lo cual daría respuesta a esa necesidad que ti percibes de contacto continuado contigo.

Por otra parte, el desarrollo afectivo de los bebés también es un proceso evolutivo, paulatino y progresivo. En la etapa puerperal (desde el nacimiento hasta los 2 años, aproximadamente), el apego está en pleno desarrollo. Hasta los 2 años de edad, el niño está construyendo su apego de manera gradual, en un proceso que atraviesa varias fases.

El apego o vínculo afectivo es una relación especial que el niño establece con su cuidador principal (generalmente, su madre) y con un número reducido de personas. Es un mecanismo innato que impulsa al bebé a buscar contacto y proximidad con estas personas, de manera que se garantice su protección y seguridad.

Esto explicaría la necesidad de contacto continuado por parte de tu hijo hacia ti y el rechazo a situaciones en las que estén personas desconocidas.

No obstante, es importante que el niño establezca vínculos afectivos con otras personas además de la madre. El padre, los abuelos u otros familiares cercanos suelen completar estas relaciones.

Esto no quiere decir que debas forzar que tu hijo se quede más veces o más tiempo con los abuelos. Respeta su ritmo, déjalo con ellos el tiempo que tú estimes que el niño vaya a estar a gusto, no le obligues. Poco a poco, el propio niño te irá indicando que ya es capaz de pasar más tiempo con otras personas.

Sin embargo, tus dudas son completamente normales, pues vivimos en una sociedad que motiva continuamente la separación temprana entre el bebé y su madre, trata de acelerar el proceso de adquisición de autonomía e independencia de los bebés y “criminaliza” o juzga como “enfermizo” el desarrollo evolutivo normal y natural de los bebés.

No obstante, es esencial que las madres y los padres conozcan las fases del desarrollo evolutivo de los bebés para comprender y respetar a sus hijos y no ser víctimas de la presión de una sociedad “adultocentrista”, muy poco empática y comprensiva con los bebés.

Por otra parte, has de comprender que los períodos atencionales de los bebés de un año son muy breves. De esta manera, es normal que tu hijo no se quede jugando él solo durante un rato, que reclame tu atención casi constantemente. A medida que crezca, su período atencional y su autonomía se irán incrementando pero, actualmente, todavía es pequeño para eso.

Asimismo, si puedes cuidar tú misma de ti hijo, la guardería no tiene ningún sentido. Siempre es mejor que esté con su madre a dejarlo en una guardería. Esto se explica por la fase de desarrollo afectivo en la que se encuentra (que te comentaba anteriormente) y por la fase de su desarrollo social.

Durante los dos primeros años de vida, las relaciones sociales de los niños se centran a sus figuras de apego (madre y familiares cercanos). No es hasta los tres años cuando los niños comienzan a poder relacionarse adecuadamente con sus iguales. Por ello, el papel de la guardería como agente socializador del niño no es real.

Por todo ello, en mi opinión, debes respetar el ritmo de desarrollo de tu hijo, adaptándote tú a sus necesidades y reclamos. De esta manera, se desarrollará sobre una base afectiva segura, la cual le permitirá adquirir su autonomía e independencia de una manera confiada y adecuada más adelante.

Por mi parte sólo queda decirte que continúes como hasta ahora, fomentando un buen vínculo afectivo con tu hijo, permitiendo que vincule con sus familiares cercanos y respetando su proceso de desarrollo.

Si quieres que profundicemos sobre algún asunto, no dudes en contactar conmigo en el correo psicologa@bambulah.es.

Para concertar los servicios de asesoramiento psicológico y/o acompañamiento emocional de Mónica Serrano, consulta la información necesaria aquí  

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

7 comentarios en «Bebés de un año: la relación con la madre»

  1. Gracias Por compartir la información. Estoy atravesando lo mismo con mi bebe de 11 meses y a veces el respetar los tiempos del bebe nos pone en situaciones de conflicto ante la sociedad y con nosotras mismas, pero concluyo siempre en que dos años de dedicación exclusiva en toda una vida no son nada y eso tambien me da fuerzas. Gracias por el espacio!

    Responder
  2. Gracias por tu comentario. Ese conflicto del que hablas es muy frecuente, pues muchas veces, la disponibilidad que el bebé requiere por parte de su madre nos obliga a tener que tomar decisiones, elegir, priorizar… y no siempre es fácil. Asimismo, a veces la mujer se encuentra muy sola en la crianza de sus hijos, lo cual puede, en ocasiones, desbordarla emocionalmente. En estos casos, la búsqueda de acompañamiento por parte de otro adulto es esencia, bien sea la pareja, un amigo o familiar o un profesional.
    Te agradezco que hayas compartido tu situación y las emociones que ésta te suscita.
    Un abrazo,
    Mónica Serrano

    Responder
  3. gracias por esta información, quería saber si es suficiente esperar estos 2 años de edad del bebe, para poder dejarlo al cuidado de su papa y otras personas por motivos de estudios. tendría que viajar a otro pais y distanciarme de ella por dos años. en todo caso a que edad seria menos traumatico para mi bebe.

    Responder
  4. Gracias por la información! estoy pasando por lo mismo con mi beba de 1 año y esto me aclaro muchas dudas. Es cierto lo que decís de que otros adultos no logran entender el vinculo siempre me dicen que es ¨capricho¨o que le va hacer mal a su vida de adulta pero yo creo todo lo contrario, gracias por compartirlo!

    Responder
  5. Hola ,mi consulta es la sig.. Mi bebe tiene ocho meses y me tome en total nueve meses de licencia sin goce de sueldo. Me llamaron de mi trabajo para preg si iba a volver o no, realmente nosé que hacer,,, estoy todo el día c el ..a veces necesito un poco de respiro. Cuando hable c mi jefe le dije que como mucho trabajaría seis horas..leo lo de arriba y realmente estoy en dudas si es una buena desicion y si a mi bebe le hará bien tb.l..obvio q lo cuidara una persona, a la guardería no va a ir.. Muchas gracias por tratar de entender y escucho sus consejos

    Responder
  6. hola me ayuda mucho los casos anteriores pero queria saber precisamente en unas de la situaciones q vivimos con mi bb de 16 meses. ella se queda con la abuela mientras trabajo y aveces con el papa y los doa me dicen q cuando yo llego se pone llorona molesta con ellos esta tranquila ni un problema q puedo estar haciendo mañ yo? gracias x ña respuesta saludos

    Responder

Responder a Mónica Serrano Cancelar la respuesta

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

Leal al autosabotaje

Los mensajes que hemos recibido a lo largo de nuestra vida sobre nuestra propia valía por parte de personas significativas tienen mucho que ver con

¿Quieres Especializarte En Crianza Respetuosa?​

¿Quieres trabajar sobre tu maternidad de una manera profunda consciente y desarrollar relaciones pacíficas y respetuosas con tus hijos? ¿Te gustaría, además, formarte profesionalmente para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?