Es importante tener muy presente que todas las emociones son reales para quien las experimenta. Es una experiencia personal, única, individual y real para el que la siente.

 

Aunque pudiésemos plantearnos cuestionar la correspondencia de esta emoción con el input sensorial, todas las emociones son reales para quienes las experimentan en cada momento.

 

Es cierto que se relacionan con la situación, del estímulo, del recuerdo o del acontecimiento asociado. Pero también dependen de los filtros de la persona, de sus experiencias previas, de su forma de ser, de sus creencias, de todo su ser.

 

Así pues, la vivencia emocional de cada persona es incuestionable, innegable, inmatizable. La persona tiene su experiencia emocional y siempre es real.

 

En este sentido, acompañamos la vivencia emocional del otro respetando su proceso personal. El acompañante no ha de introducir nada propio, no ha de dirigir ni de apropiarse del proceso la persona a la que se acompaña.

 

El proceso emocional, la vivencia emocional de esa persona es como es, el otro sólo acompaña la vivencia emocional de esa persona, la persona que acompaña no introduce nada propio.

 

Cuando vamos a acompañar emocionalmente nos ponemos al servicio de esa persona durante ese periodo de tiempo. Para eso es imprescindible que nos sintamos a salvo, tranquilos y seguros para poder dedicarnos al acompañamiento emocional del otro.

 

Si estamos inquietas o nerviosas, si tenemos miedo o nos vemos desbordadas, no estamos en las condiciones óptimas para acompañar. Es importante acompañar desde nuestra sensación de seguridad, tranquilidad y calma.

 

Si nos sentimos inseguras, agredidas o superadas, no vamos a poder acompañar respetuosamente. Siempre es necesario sentirse a salvo para poder acompañar.

 

Para acompañar emocionalmente a otra persona tenemos que tener atención plena en el proceso. En ese momento nos ponemos al servicio del otro, de la persona que necesita ser acompañada y durante ese periodo de tiempo el protagonista es el otro.

 

Mónica Serrano Muñoz

Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal. Acompañamiento en momentos de cambio y crisis.

Asesoramiento. Terapia.

Directora de la Formación de expertas Maternidad Feliz-Crianza Respetada

Col. Núm. M26931

info@psicologiaycrianza.com