Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 


Hola Mónica.

Me pongo en contacto contigo porque estoy cansada de recibir críticas y advertencias negativas por el hecho de dormir junto a mi hijo.

Mi niño tiene 20 meses, continúo dándole el pecho y, desde su nacimiento, duerme en nuestra cama, con su padre y conmigo.

Para nosotros, el colecho es cómodo y gratificante, pero nuestros familiares y allegados no hacen más que decirnos que eso no es bueno para el niño, que tiene que aprender a dormir solo, que le vamos a convertir en un niño dependiente o en una persona rara, etc…

Por eso quería consultarte qué consecuencias podría tener el colecho para los niños.

Muchas gracias

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace 

Estimada amiga. Muchas gracias por recurrir a este espacio para compartir tu consulta.

El colecho es una manera de descanso familiar que ha suscitado muchas críticas en las últimas décadas, provocando, muchas veces, ideas equivocadas y falsas creencias sobre posibles problemas que esta práctica podría causar a los niños de familias que lo practican.


En nuestra cultura está muy generalizada la tendencia a separar al bebé de sus padres para dormir, siendo el colecho una práctica poco generalizada en nuestra cultura. Por ello, esta forma de descanso, a veces, se convierte en el centro de prejuicios, comentarios y críticas por parte de personas cercanas a la familia.

Los seres humanos han dormido acompañados desde siempre. Es más, muchas culturas siguen practicando el colecho de manera habitual y normal. Por este motivo, sería razonable creer que esta práctica no genera problemas a las personas que la practican. Si fuese problemática o dañina, se habría extinguido a lo largo de la historia de la humanidad.

Es más, se estima que el 87% de los niños del mundo duerme acompañado. De hecho, las únicas áreas geográficas en las que no se practica el colecho de forma habitual son el sur de Europa, Estados Unidos y Canadá. En el resto del mundo, esta práctica está muy generalizada.

En Noruega, Suecia o Japón, aproximadamente un 90% de las familias practican el colecho de manera habitual.

Las críticas más extendidas al colecho son que puede causar alteraciones de sueño y dependencia emocional en los niños.

Sin embargo, en diversos estudios se ha encontrado que los problemas de sueño no están relacionados con haber dormido acompañado en la infancia. Más aun, se ha observado que en las culturas en las que se practica el colecho habitualmente, como la japonesa, hay una incidencia muy reducida de problemas de sueño.

También se suele creer que el colecho puede generar niños dependientes. Sin embargo, practicar el colecho no genera problemas psicológicos en los niños.

La práctica del colecho permite respetar el ritmo evolutivo de los niños, dando respuesta a su necesidad de contacto y protección también durante la noche y les permite dejar la cama de los padres cuando se sientan seguros y preparados para ello. Esto no causa alteraciones psicológicas.

Además, en diversos estudios científicos se han encontrado consecuencias positivas del colecho asociadas al desarrollo psicológico del niño. Algunos de estos efectos pueden son: mejor autoestima, mayor seguridad en sí mismo, más tolerancia al estrés, mayor nivel de optimismo y mayor grado de felicidad.

Por todo ello, puede afirmarse que el colecho, por sí mismo, no tiene efectos negativos en el desarrollo emocional del niño ni le causará trastornos de sueño en el futuro.

Las críticas y advertencias sobre los posibles efectos adversos del colecho suelen estar  en prejuicios sin fundamento científico, avalado por arraigadas tendencias sociales y culturales.

Con esto, espero haber resuelto tus dudas y haberte aportado información y recursos que te hagan sentir más segura en la opción de descanso que has elegido y que te permitan manejar mejor las críticas que recibes hacia la misma.

Formación on line: 

Sueño infantil, colecho, despertares nocturnos y las emociones de padres e hijos en este proceso evolutivo.

Para más información sobre esta formación, pulsa este enlace