¿Has sido educada para complacer?

complacer

El sentimiento de culpa asociado a poner límites en interacciones abusivas tiene su base en el juicio de valor establecido a la complacencia.

Se atribuye un juicio de alto valor a la persona complaciente, siempre disponible, que prioriza los deseos y necesidades de los demás a los propios.

Se atribuye un juicio de valor negativo a la persona que no complace, a la que rechaza una interacción, a la que hace valer sus derechos y necesidades. Especialmente si la que no complace es una mujer… Y desde este juicio de valor negativo, que asocia valores morales reprochables, surge el sentimiento de culpa cuando el valor moral se internaliza.

El sentimiento de culpa ligado a no complacer nos dificulta muchísimo el establecimiento de límites y nos deja vulnerables a aceptar intersecciones abusivas.

Mónica Serrano Muñoz

Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

¿Quieres especializarte
en Crianza Respetuosa?
 
¿Eres psicóloga, pedagoga, trabajadora social, matrona, pediatra (etc.) y quieres complementar tu formación profesional para poder acompañar o asesorar a mujeres en su maternidad y crianza desde una perspectiva respetuosa?

¿Quieres, además, realizar un proceso de crecimiento personal desde la maternidad consciente en un pequeño grupo de mujeres con un perfil similar al tuyo?

Si es así, suscríbete aquí y te citaré para una entrevista virtual:

Más populares

Últimos posts

disfrute

PLACER Y CULPA

La culpa por placer. Está demostrado que el placer y el disfrute son piezas fundamentales en la configuración de un buen estado de salud emocional.

SER DIFERENTE

CULPABLE POR SER DIFERENTE

Culpabilidad por salirse de la norma. Sentimiento de culpa por no ser normativa, por no cumplir con lo que la sociedad dicta como bueno o

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?