Cuando transmitimos a nuestros hijos la leyenda de Los Reyes Magos, puede parecer complicado explicarles que no les pueden regalar todo lo que ellos pidan. El niño podría preguntarse ¿Por qué no, si son magos?.

 

 

Sin embargo, las características del desarrollo del pensamiento de los niños pequeños (2-7 años, aproximadamente) hacen posible que explicaciones basadas en la fantasía se asimilen como posibles.

 

 

De este modo, los padres deben buscar una explicación al hecho de que sus hijos no vayan a recibir todo lo que quieren. Para ello, han de reflexionar sobre qué le quieren transmitir con dicha explicación.

 

 

En mi opinión, esa explicación debe estar basada en conceptos positivos, cooperativos o altruistas del tipo: tenemos que dejar espacio para los regalos de los demás niños o si pedimos muchas cosas los camellos de Los Reyes se van a cansar por tener que cargar tanto peso. También podemos optar por explicaciones prácticas como: tal vez no han podido encontrar ese jugueteo puede que no se diesen cuenta de que faltaba ese juguete.

 

 

Se trata de transmitir a los niños que no pueden tener todo lo que quieran basando la explicación en conceptos centrados en la actividad de Los Reyes, no en juicios de valor sobre la forma de ser o el comportamiento del niño.

 

 

¿Y cómo podemos explicarle a un niño que este año los regalos apenas no existirán por un problema económico familiar si es muy pequeño todavía y espera a Los Reyes?

 

 

Lamentablemente, esta situación puede producirse en muchas familias esta Navidad.

 

 

El niño pequeño no entiende sobre crisis económicas ni sobre necesidad de ahorro. Volvemos, en este punto, a retomar la idea de la explicación basada en conceptos mágicos.

 

 

Podríamos explicar a los niños que este año Los Reyes han tenido mucho trabajo y el reparto de regalos se les ha complicado o que los camellos ya son mayores y no pueden cargar tantos regalos como en años anteriores, por ejemplo.

 

 

En realidad, debemos transmitir a los niños, a través de una explicación simbólica que ellos puedan entender, que por causas ajenas al propio niño (que él no es culpable en absoluto de la ausencia de regalos), Los Reyes, que le quieren mucho y saben que es un niño maravilloso, no han podido traerle regalos (o no tantos como otras veces) por cuestiones centradas en los propios Reyes (estaban cansados y viejitos, se pusieron enfermos los camellos…).

 

 

De nuevo, representamos la realidad de los padres (dificultades económicas) con la figura de Los Reyes (este año están muy cansados, sus camellos ya son viejos…).
Publicada en http://www.bebesymas.com/educacion-infantil/los-reyes-magos-son-el-simbolo-del-amor-incondicional-de-los-padres-entrevista-a-la-psicologa-monica-serrano