Hola. Tengo un niño de 2 años y medio al que sigo amamantando felizmente. No me planteo destetarle todavía, pero sí que me gustaría saber cómo elegir el momento y qué tener en cuenta en caso de decidir destetarlo yo (es decir, si no espero a que se destete él de manera natural).

Es que no tengo cerca a nadie que haya amamantado más de unos meses y me preocupa que llegue un día en que yo ya no quiera continuar dándole el pecho y no saber cómo hacerlo.

Gracias por cedernos este espacio de consulta, es maravilloso poder contar con él y leer lo que les sucede a otras madres.

Estimada amiga. Gracias por compartir conmigo y mis lectoras tu consulta. Seguro que esta cuestión y su respuesta resulta muy enriquecedora para muchas madres que están amamantando a sus hijos.


Taller on line: ¿Cómo acompañar con respeto a nuestros hijos en sus relaciones con otras personas?

“Aprendiendo a promover un desarrollo social adecuado durante la primera infancia”
 MIÉRCOLES 22 DE ENERO, 18:30 HORAS (HORARIO DE MADRID) ON LINE. POSIBILIDAD DE PARTICIPACIÓN EN DIRECTO O RECIBIR LA GRABACIÓN.

Para más información sobre el taller, pulsa este enlace 

Para poder responder adecuadamente a la cuestión que planteas, es importante que quede claro el concepto de destete. Definirlo bien es esencial para comprender los distintos aspectos asociados al mismo.

El destete se define como un período de tiempo en la vida del niño y de la madre que comienza con la introducción de alimentos diferentes de la leche materna en la alimentación del niño y termina con el abandono total de la lactancia.

Un aspecto fundamental de esta definición es el carácter procesal del destete: destetar(se) es un proceso gradual y progresivo. No se produce de forma súbita, si no que requiere de un período de tiempo para culminarse.

Se inicia con la introducción de los alimentos complementarios en la dieta del bebé (alrededor de los 6 meses de edad, generalmente) y finaliza cuando el niño abandona completamente las tomas de pecho.

Por ello, el inicio del destete tendría una fecha de inicio general que es el comienzo de la introducción de los alimentos complementarios en la dieta del bebé. Esto marca el inicio, al principio prácticamente imperceptible, del destete.

Realmente, todos los niños acaban abandonando la lactancia materna de un modo natural, pero la madre puede decidir contribuir a la aceleración del proceso natural de destete, es decir, puede fomentar el destete de su hijo, respetando el proceso que el niño necesita para ello.

¿Cómo fomentar el destete de manera respetuosa con las necesidades emocionales del niño y de la madre?

Cuando una madre decide promover el destete, generalmente lo hace en base a una razón o motivo que puede ser de diversa índole: personal, social, profesional…

Todos los motivos son válidos y respetables. Sin embargo, es importante que la decisión se tome de manera reflexiva e informada.

Así, una vez tomada la decisión por parte de la madre de promover el destete de su hijo, es fundamental elegir el período de tiempo adecuado para fomentar este proceso. Así, es importante:

1. Elegir un período en el que la madre pueda estar muy disponible emocionalmente.

La limitación de acceso al pecho materno que supone el fomento del proceso de destete va a generar al niño la necesidad de un apoyo emocional importante por parte de su madre.

La demanda afectiva del niño podrá verse incrementada y, con ella, la necesidad de respuesta emocional por parte de la madre.

Por esto, es esencial que se seleccione una etapa en la que la madre se sienta con la capacidad emocional suficiente como para sostener a su hijo, responder a su demanda afectiva y no sentirse sobrepasada por todo ello.

Es importante que trate de iniciar este proceso en un momento de su vida en que se sienta tranquila, emocionalmente estable.

2. Seleccionar un período en el que la madre se sienta capaz fomentar nuevas maneras de intercambio afectivo y de comunicación con su hijo.

Uno de los mayores retos del destete es generar o fomentar formas de intercambio de afecto y de comunicación entre la madre y el niño.

El amamantamiento supone estrecho contacto físico, dedicación exclusiva por parte de la madre hacia el niño y del niño hacia la madre y períodos de tiempo compartidos de relación íntima entre ambos.

Cuando se inicia el proceso de destete, es fundamental establecer y promover interacciones entre la madre y el niño que conserven estas características del amamantamiento: contacto físico, atención exclusiva, tiempo compartido de intimidad.

De este modo, la madre y el niño dispondrán de estrategias emocionales y formas de relación que les permitan conservar la riqueza afectiva que les proporcionaba el amamantamiento.

3. Buscar un período en el que el padre u otros familiares vayan a estar disponibles para sostener a la madre y al niño.

El apoyo por parte del padre u otros familiares cercanos es importante durante el período de fomento del destete.

Resulta esencial que la madre y el niño dispongan de acompañamiento emocional de otra persona cercana, que les apoye durante el proceso.

El padre o familiar cercano puede ayudar a la madre a responder a la demanda afectiva del niño y, también, sostenerla emocionalmente a ella a lo largo de este proceso.

4. Elegir un período de tiempo aparentemente tranquilo en la vida del niño.

Es fundamental iniciar el proceso de fomento del destete en una época de pocos cambios en la vida del niño.

Es importante no hacerlo en períodos coincidentes con otros retos en su vida: inicio de la escolarización, nacimiento de un hermano, mudanza, separación, cambios de trabajo de los padres… pues en estas fases de cambio, el niño necesitará más el apoyo de la succión de pecho materno.

Asimismo, siempre es bueno facilitar la adaptación del niño a los cambios fomentando que se produzcan uno a uno siempre que sea posible.

Con esto, espero haberte orientado sobre cómo elegir un período de tiempo idóneo para fomentar el destete cuando así lo desees. Mientras tanto, te deseo una feliz lactancia.

Recomiendo: Formación online: Acompañamiento del desarrollo emocional en primera infancia. Potenciando la felicidad y el bienestar

Para concertar los servicios de asesoramiento psicológico y/o acompañamiento emocional de Mónica Serrano, consulta la información necesaria aquí

Artículos relacionados: