Consulta:

Muy bueno días, Mónica. La semana pasada, mi hijo comenzó en la escuela. Cuando tenia un año y medio lo metí en la guardería y súper bien allí, es un niño bastante activo e inteligente pero sólo que le ha costado mucho para dejar el pañal. En la guardería no lo pudo dejar e igual aquí en mi casa.

Está a punto de cumplir 35 meses y comenzó en su escuela y me llamaron porque el niño se orinó e hizo caca y no avisó, y me dijeron que no lo llevara más hasta que no controlara esfínteres, y esto me tiene muy preocupada porque trato a mi hijo con respeto y no le pego ni le regaño por no avisarme pero qué consejos me podría dar para que pueda dejar el pañal.

Al niño no lo he vuelto a mandar al colegio sino que lo tengo aquí en la casa enseñándolo a ir al baño, no lo he querido mandar porque me da miedo que me lo vayan a regañar o hacerle pasar pena.


Respuesta:


Estimada amiga. Gracias por compartir tu consulta con todos nosotros.

La situación que planteas forma parte de una triste realidad que, en mi opinión, impregna a todo el sistema educativo (al menos, en España) y es que éste no contempla las necesidades de los niños. Es más, se pretende que sea el niño el que se adapte a las condiciones del sistema en vez de al contrario.

Sin embargo, cuando se trata de acelerar el ritmo de desarrollo madurativo de los niños, no es posible, por mucho que el sistema se empeñe, conseguir ciertos objetivos inalcanzables.


Pretender que los niños aprendan a leer antes de haber alcanzado la madurez que necesitan para ello, forzar relaciones entre iguales en gran grupo antes de que hayan desarrollado las habilidades sociales necesarias para ello o imponer que deben controlar perfectamente sus esfínteres a una edad concreta son algunos ejemplos de ello.



Cuando se trata del control de esfínteres, lo primero que debemos tener claro es que la Academia Americana de Psiquiatría establece que los escapes de orina (enuresis) se consideran normales hasta la edad de 5 años, y los de heces (encopresis) hasta los 4 años.

Teniendo en cuenta la consideración anterior, el hecho de que tu hijo de 35 meses no controle todavía sus esfínteres no debe considerarse un problema. El problema surge cuando una institución (en este caso, el colegio) impone unos parámetros que no respetan el desarrollo madurativo del niño.

Por ello, en mi opinión, la decisión que has tomado, que es permitir que tu hijo permanezca en casa hasta alcanzar la madurez suficiente que le capacite para controlar sus esfínteres es del todo acertada.

Mi consejo es, en primer lugar, que jamás lo regañes o reproches por tener un escape de orina o de heces. Cuando esto suceda, transmítele tranquilidad y afecto, comprendiendo que aún no está preparado para controlar.
En segundo lugar, has de comprender que el control de esfínteres es un proceso evolutivo que requiere madurez física y emocional, por lo que no es posible acelerarlo externamente. Simplemente, debes esperar a que tu hijo madure y lo consiga por sí solo.

Puedes ayudarlo a identificar las sensaciones poniéndole palabras a las mismas. Para ello, puedes utilizar cuentos o historias. La clave está en transmitir con afecto, pero sin tratar de forzar o acelerar.

Permítele que colabore en su aseo, en el cambio de ropa o en el baño si así lo desea. Estas actitudes de autonomía serán beneficiosas en el momento en que sea capaz de ir solo al baño. No obstante, no debes tratar de obligarle a que participe, simplemente debes permitirlo y animarle a ello.

Es importante que evites comentarios procedentes de otras personas sobre el proceso de control de esfínteres del niño. Comentarios como “Ya debería hacer pis él solo” o “Claro, no le admiten en el colegio porque se le escapa el pis”… son muy dañinos para el niño y podrían dificultar su desarrollo natural. Es esencial no transmitirle angustia bajo ningún concepto.

Por otra parte, en algunos casos es beneficioso volver a ponerle el pañal al niño durante unos meses (3 ó 4) y retirarlo pasado este período, cuando observemos que el niño está preparado, pero esta es una opción muy personal.

Con todo esto, espero haberte ayudado y quedo a tu disposición en psicologa@bambulah.es.

Un fuerte abrazo,

Mónica.

Infórmate: Taller online Control de Esfínteres

Para concertar los servicios de asesoramiento psicológico y/o acompañamiento emocional de Mónica Serrano, consulta la información necesaria aquí

Artículos relacionados: