15034065_1147009175380692_1240222605_o

Llevo más de 5 años dedicada a asesorar psicológicamente a mujeres en su maternidad y la crianza de sus hijos, así como a impartir talleres grupales para madres. Después de esta trayectoria me he dado cuenta de tres cosas esenciales:

– Las madres necesitan información

– Las madres necesitan un grupo de apoyo de referencia

– Las madres necesitan escucha y sostén emocional individual

A partir de este descubrimiento, surgió lo que en un principio era un sueño: trabajar con las madres atendiendo a estos tres principios. Así, creé un pequeño grupo de mujeres que ya estaban conmigo en consulta o en mis talleres y arrancamos la primera aventura de “Maternidad Feliz, Crianza Respetada”, con un resultado espectacular para todas las que hemos participado.

A la par, muchas mujeres comenzaron a interesarse por participar en este programa con un objetivo no sólo personal, sino también profesional. Deseaban optimizar su vivencia como madres y, además, aprovechar esta experiencia como impulso para su desarrollo profesional.

En este momento del trayecto, se me ocurre  enfocar el programa al desarrollo profesional de estas mujeres partiendo de su crecimiento personal. Este crecimiento personal les permite acompañar a sus hijos respetuosamente, así como asimilar los conceptos de manera vivencial para, después, poder acompañar como expertas a otras mujeres en su maternidad.

Y así, desde ese comienzo, el sueño se ha hecho real y cada día acompaño a estas mujeres en ese maravilloso proceso de transformación personal y crecimiento profesional, viendo cómo sus vidas se desarrollan y expanden de una manera consciente, libre y positiva.

Un aspecto esencial de esta formación son los encuentros virtuales semanales en pequeño grupo de alumnas.

Actualmente dinamizo 3 grupos. Cada grupo está vivo, se desarrolla, fluye y supone una base afectiva sólida para cada una de las mujeres que participamos, constituyendo la semilla que nos permite crecer, profundizar en nosotras y lograr que esta formación sea algo tangible, experiencial, íntegro y real.

Las reuniones online semanales de Maternidad Feliz, Crianza Respetada convierten a esta formación en una experiencia vital potente, única y significativa.

Varias de las participantes me han ofrecido su experiencia en los encuentros en forma de testimonio. Los he recopilado aquí para que puedas hacerte una idea de lo que hemos creado como grupo en nuestros encuentros.

Maternidad feliz es mi espacio seguro, “transicional”, a dónde vuelvo cada vez que me siento vulnerable e insegura, para recobrar la fuerza que aprendí a reconocer con Mónica y mi tribu.

En un momento de mi vida, las sesiones, los contenidos y las reuniones con Mónica fueron un bastón o pilar muy necesario, ¡un salvavidas! Este diálogo que comenzó conmigo tan abrumada y limitada, se fue abriendo en un espacio de aceptación y entendimiento que me permitió comenzar a validarme en sus ojos. 

Luego, el encuentro con mis compañeras de siempre, con quién suelo identificarme con sus historias y comenzamos a tejer juntas una red poderosa, amorosa y contenedora: El grupo que Mónica unió y que solo comenzó a volar y soñar nuevos espacios y encuentros.

Gracias a todas, porque unos días más que otros, camino autónoma, feliz y sabiéndome merecedora de lo mejor, y porque cuando dudo y me pierdo, están ahí para ayudarme a reenfocar nuevamente esta maternidad (vida) feliz 

 

 

Cada reunión es enriquecedora, el contexto generado es asombroso. Me he dado cuenta que no soy la única que vivencia un sin fin de emociones en esta aventura llamada crianza. 

Desde lo profesional, he podido aterrizar con las vivencias de las reuniones lo que sólo tenía aprendido a nivel teórico.

Por otra parte, mi experiencia de cada reunión ha sido de contención y apoyo.

Adoro a mi tribu!

 

 

Para mí es un punto de encuentro en donde coinciden todas las dudas comunes de una mamá pero también las inquietudes profesionales. Es una excelente oportunidad para verte, escucharte y sentirte en las demás mujeres que viven lo que a ti te ocurre. Es reafirmar que la crianza es crecer día a día con las experiencias pero también documentándote.

 

 

Es un espacio en el que me he reconectado y reconciliado con mi maternidad, desde una mirada mucho más profunda y serena, es un espacio donde voy dando pasos a abrazar de una manera más libre y auto aceptante mis “errores” en este camino sintiéndome a la vez sostenida, acompañada y que no soy la única que se enfrenta a este aprendizaje. Hacerlo en tribu y guiadas para tener una nueva mirada, crecer juntas es una bendición.

 

 

Es un espacio desde la comodidad de mi casa donde soy escuchada y despejo mis dudas con la experiencia más familias, es alentador ver cómo cada una va trazando su camino. Acompañadas.

 

 

Es mi refugio, donde me siento respetada y me expreso libremente. Donde mis compañeras están muy cerca de mí, aunque no vivimos en la misma ciudad, donde afianzo mi ser más puro y verdadero.

Es mágico como tantas mujeres diferentes pueden latir con el mismo ritmo y cómo nos une la presencia de Mónica, una mujer excepcional, para mí un gran descubrimiento.

 

 

 

Las reuniones se han convertido en mi cita inamovible de la semana. En ellas encuentro, junto a Mónica y las demás mamás del grupo, mi espacio, donde me siento acompañada y entiendo los procesos, a veces engorrosos, que esconde la maternidad y mi crecimiento como mamá. Un súper descubrimiento desde el minuto uno.

 

 

Son un abrazo sincero, un dar y recibir a partes iguales, un lugar de encuentro para el aprendizaje y la comprensión. Un rincón que mueve lo más íntimo de cada una y donde siempre hay corazones para recogerlo. Apoyo y consuelo sin importar la distancia. Las reuniones son un café en familia, una familia que te enseña, te acepta y te hace crecer.

 

 

Las reuniones son maravillosas, un espacio reconfortante donde te sientes escuchada, arropada, acompañada y sobre todo, no juzgada. Es hermoso poder contar con un lugar donde el conocimiento y el autoconocimiento se transforma en sabiduría colectiva mucho más allá de las fronteras y la cultura. Simplemente apasionante. Mil gracias tribu.

 

 

A pesar de que soy de las nuevas y he asistido a pocos encuentros valoro enormemente la oportunidad de acompañarnos y enriquecernos mutuamente como mujeres y como madres. Estos encuentros me están sirviendo para reconocer como válida mi labor como madre, a saber que no soy la única que cree en otro tipo de crianza, y a no ser juzgada por ello. Valoro el ir rompiendo con modelos de crianza impuestos y por lo tanto, no sentidos como propios. Valoro poder escucharnos con el respeto que he sentido en cada historia en cada opinión que nos fortalece y para mí no tiene precio, gracias Mónica Serrano por la iniciativa y a las demás mamás que forman este círculo que están trazando un camino hacia una maternidad más consciente y conectada con lo esencialmente importante.

 

 

Para mí las reuniones han significado la posibilidad de ganar la compañía de mujeres geniales, siento que aunque soy una oveja que va y viene del rebaño, ustedes están ahí para apoyar a todas las que necesitemos de una amiga. Eso siento que son para mí, amigas sin fronteras, entre todas nos vemos reflejadas, nos escuchamos, nos angustiamos si alguna está en problemas y aplaudimos los éxitos de las que brillan por alguna razón. Ha sido un viaje lindo en un tren que visita varios paisajes y del que al parecer no nos vamos a bajar con facilidad. Para mí, esta tribu ha sido la forma más cercana de conocer lobas sabias, locas, amorosas, soñadoras, doctas y siempre siempre muy generosas…en definitiva, una gran red que supera distancias y modismos, nos hemos aprendido a querer y eso es lo más importante y destacable de todo este viaje. Vamos tribuuuuu!!!! 

 

 

Para mí nuestros encuentros son aprendizaje, autoconocimiento y acompañamiento. Aprendizaje sobre crianza, la que quiero para mi hijo, con sus bases y sus porqués. Autoconocimiento de la mano de Mónica y con la ayuda y reflexiones de mi nueva tribu, y de ellas viene ese acompañamiento que tanto necesitaba. Cada semana tengo ese tiempo para mí, para estar con ellas, que me deja renovada, feliz y con ganas de más. Es sin duda un regalo poder formar parte de Maternidad Feliz, Crianza Respetada!! 

 

 

 …ese encuentro tan especial e íntimo donde dejas la cabeza a un lado y empiezas a vibrar con la misma resonancia que otras mamas, indagando y rascando para dar sentido, o no, a hechos de ahora y del pasado…trabajando desde mi persona, y guiada por Mónica, que lo hace tan natural de comprender… acompañada por unas mamas encantadoras…para seguir creciendo en mi enfoque de la vida y en concreto de la maternidad…Gracias Mónica y gracias a cada una de las mamás que estoy conociendo en este camino!!

 

 

Nuestras reuniones son el espacio personal que me vengo regalando hace poco más de un año…. donde me siento escuchada, retada, valorada.. a veces confundida a veces miedosa, a veces alegre y satisfecha y otras frustrada e intolerante… es todo eso pues me humaniza en mi rol de mamá y ha sido mi mejor apoyo durante todo este tiempo de aprendizaje. Muchas gracias a todas !!

 

 

Como un foro de expresión empático sin juicio, un foro de apoyo para brindar soluciones eficaces. Una charla muy amena, que te carga la pila y te inspira a ser mejor. Sales de ahí más empoderada y determinada. Te enriquece el compartir y escuchar argumentos. Un grupo con personas con ideales en común en donde te sientes comprendida, aceptada y todo lo que escuchas o aportas te hace crecer y ser mejor persona y mamá.

 

 

Es un espacio que me ha permitido entender mucho más sobre el tema de crianza. Siempre me ayuda a verme a reflexionar acerca de cómo hago las cosas. Me ha liberado de prejuicios, me enseña a no sentir culpa y me ha ayudado a relacionarme y comunicarme mejor con otros. No soy una persona de muchos amigos pero me gustan mucho mis compañeras y mi tutora y espero con el tiempo ser parte de esta tribu! Gracias a todas por cómo me han acogido. Ok, me acabo de dar cuenta que también me brindan compañía.

 

 

Las reuniones son el espacio semanal en el que encuentro a mis amigas, un espacio de bondad, de amor, de respeto, de comprensión, libre de juicios. Ahí he encontrado la fortaleza de mujeres, que como yo, buscan un lugar en donde sentirse acompañadas y escuchadas, pero que además no dudan en extender su amor por los medios virtuales posibles para estar a tu lado. Por otro lado, revisar los contenidos del curso en las sesiones, hace aún más claro cada tema. De tal forma que, no solo puedo decir que he obtenido mujeres geniales en mi vida, sino que he transformado mis miedos e inseguridades en pequeñas batallas ganadas en autoconfianza y autoestima en mi día a día. ¡Gracias a todas!

 

El programa online Maternidad Feliz, Crianza Respetada ofrece una formación integral en acompañamiento a la maternidad consciente y la crianza respetuosa desde el crecimiento personal de la mujer, el acceso a información y la red de apoyo de un grupo de referencia. En un espacio respetuoso con cada una de nosotras, en el que la empatía y la escucha activa son la base de la relación, las alumnas de Maternidad Feliz, Crianza Respetada se capacitan para construir sus propios proyectos profesionales al tiempo que reflexionan, deciden y ponen acción en sus propias relaciones familiares. Si quieres unirte, completa las 13 preguntas del formulario y me pondré en contacto contigo: https://monica117.typeform.com/to/a4W6Wk